“El guardián de la puerta”

Estándar

Era una noche fría como casi todas las noches en Las Terrazas. Hoy le tocó la puerta a Anselmo. Él es de Candelaria y vino a trabajar de Agente de Seguridad y Protección hace como tres años, es “el guardián de la puerta”. Está pensando en Fernando, su compañero de pesquería. Mañana van de pesca, le dieron dos días libres y los va a aprovechar.
carros de noche. Y pensar que muchos de sus compañeros se duermen en la silla donde ahora él no puede estar sentado, porque hace mucho frío y ahora está dando saltitos y de vez en cuando una carrerita, sin alejarse mucho porque sabe que su deber es cuidar “la cara” de este lugar.
En una de esas carreritas intermedias siente el ruido de un camión que se acerca a toda velocidad. Toma una pose de firmeza y espera que el Zil-130 se le acerque. La carga consiste en bolos de madera.
El camionero detiene la marcha y la puerta del mismo quedó justa frente a Anselmo. El guardián trata de visualizar en el interior de la cabina, pero está muy oscuro, es más de medianoche. El chofer extiende la mano con algo que parece un papel, no habla. Anselmo estira la mano y lo coge, efectivamente, era un papel con valor. Tenía un billete de veinte CUC en sus manos. Enseguida vino a su mente Albertico, su niño. Pensó que era enero y Maira, su mujer, está por cumplir años. Pensó en lo mucho que podía hacer con aquel billete. Podría guardarlo, su hijo necesita zapatos para el próximo curso.
Agarra el walkie-talkie y llama a control (“llama a la policía, delante de mí tengo a unos muchachotes que tienen algo que decir”). Sus pies están más fuertes ahora, no teme que le hagan daño. Le pide perdón a su familia con la mente. Él sabe que lo entenderán. No quiere que Albertico sea un delincuente en el futuro. Siempre le dice que tiene que estudiar y que a la naturaleza hay que cuidarla. Albertico el año pasado ganó el primer premio en el Evento por el 5 de Junio. El futuro se mejora, no se empeora.
-Tome su dinero. Ya tengo su chapa y se quien es usted. Por favor, no intenten hacer nada, estoy autorizado a disparar si peligra mi vida. Apague el motor. De esa raya pa´llá, no pasa nada de lo que usted lleva ahí. Se equivocó de persona, yo soy Anselmo, “el guardián de la puerta”.

Anuncios

2 comentarios en ““El guardián de la puerta”

  1. Henry Alomá

    Tengo en mis manos el periódico ya publicado, todos en Las Terrazas comentan que es un cambio radical para mejor. El artículo “El guardián de la puerta” es sin dudas uno de los más apreciados por todos los comunitarios.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s