¿Hay tesoros en la Sierra del Rosario?

Estándar

Por Henry Fdez Alomá

A menudo escuchamos relatar antiguas leyendas de la Sierra del Rosario, mitos heredados de una tradición oral pasada a través de las generaciones, pero creíbles aún para algunos. Una de las que ha resistido el tiempo y la modernidad llegando hasta nuestros días, es la existencia de tesoros enterrados en los cafetales, cuyas ruinas se encuentran dispersas por la serranía. Esta idea alentó en el pasado a muchos al saqueo y la destrucción de algunas de estas vetustas haciendas. Y como para algunos persiste la sospecha, trataremos de aclarar las dudas al respecto.

Digamos que hay dos noticias que dar a nuestros lectores. Comenzaremos por la mala (para salir de ella): Los cafetales del siglo XIX en nuestro país, han sido desde hace mucho tiempo objeto del interés de varios estudiosos de la historia. Desde que en 1961 el arqueólogo Boytel Jambú realizó investigaciones en el Cafetal Isabelica (Sierra Maestra), muchos sitios de este tipo han sido intervenidos arqueológicamente. Algunos de ellos en la Sierra del Rosario como los cafetales San Ramón de Aguas Claras, La Unión y Buenavista. De ninguna de estas excavaciones se extrajeron botijas ni cofres repletos de oro, ya que evidentemente si uno de estos hacendados iba a abandonar su plantación para partir a otro sitio, llevaría consigo sus riquezas, no las enterraría en un lugar al que quizás nunca más regresaría.

Pero he aquí la buena noticia: ¡Sí hay tesoros en estos maravillosos lugares!, donde cada fragmento de cerámica o cristal nos cuenta un pasaje de la vida de estos inmigrantes, que fomentaron los primeros asentamientos humanos en la sierra virgen. Cada trozo de cadena o machete oxidado nos susurra la historia de resistencia de los hijos de África, que llevaron sobre sus espaldas la lacerante carga de la esclavitud. Cada huella en las rocas de estos muros revestidos de musgos y curujeyes es un capital de conocimientos, un vestigio del legado histórico de los primeros habitantes de estas montañas que debemos preservar, para que llegue como un tesoro a las futuras generaciones.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s