La importancia de la observación en tiempos de inflación

Estándar

En la unión está la fuerza.

En la brigada todos tienen algo que hacer. Cada uno realiza una parte fundamental del trabajo. Hoy es 24 de febrero de 2011 y en la terminal de ómnibus Astro ocurre algo que llama la atención de los ojos que leyeron el Granma bien temprano en la mañana. Son nueve. En este escrito los llamaré por su número, porque por mucho que les preguntes, ellos se mantienen éticamente ocultos. Uno es el chofer. Dos es el encargado de la merienda. Tres es el ayudante de la merienda. Cuatro pone los tornillos de la mitad para arriba y es ayudante de cinco que es el que pone los tornillos de la mitad para abajo y que es ayudante de cuatro. Seis corta el material que se utiliza en las paredes y cuando cuatro y cinco lo están poniendo el observa. Siete mide las distancias y se las da a seis para que después de la observación éste corte el material; siete también observa muy atentamente. Ocho aguanta el material para atornillarlo en las columnas de aluminio que cuatro y cinco se encargaron de ubicar. Nueve es el ayudante-observador, casi tan importante como dos. Ellos son felices, sus caras angustiosas delatan una noche agitada, industriales perdió y nadie pudo bajar la segunda botella, eso los mantiene preocupados y es tema de conversación durante horas. En lo que cinco pone tornillos, ocho fuma y habla de pelota con siete y nueve. Para poner la otra pieza hay que esperar por los que ponen tornillos, ellos dan la orden de cortar, pues primero hay que observar el que se pone y el que se va a cortar se tiene que analizar después. La observación es el fuerte de estos hombres de trabajo, si uno labora, otros observan y quizás alguno se de cuenta de algún error y le exija al que realiza la acción. Son muy exigentes, se pelean cuando ven que el otro no lo hace bien, eso es ser responsable. -seis, sobra un centímetro, te equivocaste otra vez.- cuatro le da el pedazo de material a seis que se volvió a equivocar. Seis está triste, su camisa de cuadros está sucia y eso lo deprime. El pedazo, cuatro se lo da a ocho, para que este se lo pase a seis que está a menos de un metro de donde se ubica el primero. ¿Qué construirán estos aguerridos? Es una caseta de cuatro metros cuadrados y unos dos metros y medio de alto. ¿Qué material es ese que requiere tanto esfuerzo a la hora de colocarlo? Es un producto importado, es un derivado del petróleo parecido al plástico, inflamable y ligero, además es frágil y hay que cuidarlo, no se puede perder un pedacito. Estos trabajadores exigen que se les pague peligrosidad. A veces cuatro tiene que subirse en una escalera de menos de un metro para poder poner los tornillos que hacen falta de la mitad para arriba. Amigo lector, se da cuenta usted de la importancia que tiene la observación, si lo duda lléguese al terminal central de ómnibus Astro y pregunte donde queda la lista de espera para los viajes a Pinar del Río, allí al final de aquel gran salón usted verá la obra de estos nueve esforzados que no dejaron pasar un detalle en la construcción de semejante maravilla arquitectónica.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s