El poder del siglo XXI

Estándar

El poder del siglo XXI

Por estos días me he detenido a leer la culminación de la famosa trilogía de Alvin Toffler: El cambio del Poder. Autor futurista que junto a su esposa Heidi Toffler se ha encargado de pronosticar los destinos del presente siglo XXI.
El shock del futuro, La tercera ola y El cambio del poder son los integrantes de la serie. La revolución de la riqueza es otro de sus famosos libros.
En una necesidad de determinar como el ser humano ha llegado a parar en lo que denomina la tercera ola, Toffler realiza un agudísimo ensayo con observaciones desde la economía hasta la sociología. Para pronosticar hechos futuros, Toffler considera que las tres fuentes de poder fundamentales son: la violencia, la riqueza y el conocimiento. Elementos necesarios para el desarrollo vertiginoso de las economías más fuertes a nivel mundial.
¿Qué sucede? Para Toffler, la riqueza del futuro consistirá en el intercambio de datos, información y conocimiento. El conocimiento será el principal elemento de poder y estará determinado por símbolos electrónicos, lo que convertiría a las economías en supersimbólicas.
La violencia por su parte en un inicio se ejercía con el trabajo forzado, después con el látigo, en el futuro Toffler cree que la ejercerán las máquinas en esas guerras llenas de máquinas que vemos en las películas. Por eso no me impresionó leer en Granma sobre la nube electrónica que Qatar piensa crear para el mundial de fútbol en el 2022. La violencia en nuestros días no es necesaria, si el enemigo no tiene información y conocimiento eso ya lo perturba.
Propone una organización histórica consistente en tres olas fundamentales:
La Primera Ola es la agrícola-ganadera. En los inicios de la civilización cuando el hombre se comienza a agrupar en aldeas y el crecimiento demográfico aumenta. Los humanos sienten la necesidad de cultivar la tierra y así surge el trabajo como fuente de riqueza. La aldea era una gran familia en la que todos participaban por igual. El individuo individual surge como prosumidor, producía para vivir de lo propio. La fuente de energía fundamental era el esfuerzo físico y la comunicación se realizaba uno a uno, cara a cara.
La Segunda Ola comienza con la Revolución Científico-Técnica o Industrial. Surge la máquina de vapor y la imprenta por lo tanto se empieza a comunicar mensajes de un emisor a varios receptores. La producción en serie da inicio a una nueva era donde los recursos naturales comienzan a ser explotados irracionalmente para satisfacer necesidades porque la sociedad se divide en clases y existen productores y consumidores. Esto da pie a que surjan las corporaciones, algunas de las cuales todavía hoy existen. La forma de organización social fue la Familia Nuclear, consistente en un padre, una madre e hijos.
La Tercera Ola, época de personalización, descentralización y desmasificación. Momento en que la soledad es uno de los temas más estudiados por sociólogos y es terreno recurrente para aquellos individuos fetichistas y enajenados que surgen producto a las nuevas tecnologías las cuales les evita el contacto con otras personas y les proporciona productos en serie y varios ejemplares del mismo que el puede escoger por “libre” determinación. Las comunicaciones en esta era de las soledades se producen de varios a varios, posibilitando que un usuario sea consumidor y productor de conocimiento y no tenga que depender de la información ofrecida por el gran medio. Quizás lo más interesante de este período sea la aparición de familias monoparlantes, unipersonales, por relaciones de amistad, la convivencia estable entre personas de diferente sexo sin tener relaciones sexuales, la convivencia de personas del mismo sexo en alquileres, las familias hijo-madre-tía, las familias hijo-madre-abuela, las parejas homosexuales, etc.
“Estamos en la era de las chimeneas”, comenta refiriéndose a esta tercera ola en la que convivimos los seres humanos de hoy, donde el conocimiento es infinitamente ampliable, ya que será producido por prosumidores tecnológicos conocedores de la riqueza de los símbolos.
Se aísla de determinar un sistema estatal y político que rija en el futuro, se sujeta solo a mencionar que “la burocracia es la más predominante forma de poder en todos los países de las chimeneas”, la cual está determinada por la violencia, la riqueza y el conocimiento y se aplica a través de las más disímiles infotácticas y metatácticas que puedan existir, lo mismo en la Europa Oriental que en el occidente desarrollado que en el lejano oriente allá donde el sol nace y es más rojo.
El libro está repleto de elementos que determinan las nuevas fuentes de riqueza: el conocimiento. Datos que establecen el transito del poder desde las armas hasta el conocimiento, estableciendo a este último como el poder del siglo XXI.

Anuncios

2 comentarios en “El poder del siglo XXI

  1. matias

    Para aquellos que les interesa el futuro, les recomiendo dos libros que en Internet son gratuitos. Me refiero a:

    EL SHOCK DEL SIGLO XXI
    ¿Por qué el mundo va hacia una crisis?
    ¿Como haremos para salir de ella?

    LOS PRÓXIMOS 500 AÑOS
    ¿Cómo evolucionaran las casas, computadoras,
    automóviles, industrias, y robo; ts del futuro?

    LOS CUALES PODRÁN LEER O BAJAR GRATUITAMENTE A SUS COMPUTADORAS DESDE:

    http://futuro.clan.su

    Me gusta

  2. Julio tovar

    Los hechos descritos no se dan en la practica porque existen
    variantes en las relaciones personales, sociales y las que detentan los grupos de poder relacionados país a país y que su proposito es gobernar el mundo y hasta la fecha lo vienen consiguiendo.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s