Postal de Las Terrazas

Estándar
para una postal de Las Terrazas

para una postal de Las Terrazas

Por: Henry Fernández Alomá
Hace algunos días me fui muy tempano al puente en la entrada a la comunidad. Buscaba captar con mi cámara una “postal de Las Terrazas”. Esa imagen representativa y simbólica que poseen algunos lugares del mundo, y que nuestro pueblo con su gran belleza también debería tener. Traía en la mente la imagen del Valle de Viñales visto desde el mirador del Hotel Los Jazmines, o la de La Habana captada desde el Castillo del Morro. Sin embargo, fui sorprendido por otra imagen, la de los rostros de los niños que a esa temprana hora caminaban hacia la escuela. Estas sonrisas despreocupadas me animaron a algunas consideraciones.
El pasado mes de febrero, algunos jóvenes, hijos de fundadores del Plan, nos hablaron del futuro de la comunidad. Unos se mostraban esperanzados, otros tenían dudas de que todo pudiera mantenerse. Eso sí, todos coincidieron en que el esfuerzo y la voluntad que movió a nuestros padres a construir el lugar donde habitamos, es algo que nosotros ahora no seríamos capases de realizar. Y es que el gran logro de aquellos tiempos, fue que la gente sacrificara sus pequeños proyectos de vida, en pos de un futuro común.
Una tendencia de la vida moderna es el aislamiento. Esa burbuja de cristal que muchos nos construimos para protegernos de un mundo, cada vez más hostil. Pero encerrados en ella no vemos venir otros grandes problemas que pueden afectarnos a todos, haciendo estallar esta pompa y dejándonos definitivamente vulnerables. Porque como alguien escribió una vez: “ningún hombre es una isla en sí mismo”.
Algunos jóvenes vivimos justificando, con el hecho de que la historia no nos dio la oportunidad de destacarnos. Pues ahora tenemos la extraña fortuna de vivir en primera fila, el momento de tomar conciencia y cambiar las cosas, o verlas perderse para siempre. Una vez le oí decir a una savia mujer: “hay quienes no siembran una mata de mamey, porque dicen que no les alcanzaría la vida para verla dar frutos… Entonces cabría preguntar: ¿los mameyes que ahora comemos, quien los sembró?”.
El mes de abril estará dedicado a celebrar y reflexionar sobre las más jóvenes generaciones. Parece un buen momento para mirar más allá de nuestra isla personal, hacia el horizonte de todos. Solo si lo logramos, los rostros sonrientes de nuestros hijos, seguirán siendo la verdadera “postal de Las Terrazas”.

Anuncios

Un comentario en “Postal de Las Terrazas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s