Un tesoro cubano

Estándar

En Cuba hay un tesoro y se llama Pinar del Río. Prefiero llamarlo Vuelta Abajo como en la novela de Cirilo Villaverde. Lo he podido comprobar. No hay nada más romántico que ver el sol saliendo por el este, y un tabacalero cortando las hojas de la planta bajo el frío que libra la llanura pinareña. Hagamos un recorrido en palabras por la más occidental del país.
Primero te encuentras con los platanares gigantes de Los Palacios y San Cristóbal. Un poco antes los cañaverales que pertenecen al central 30 de noviembre en Taco Taco. Pero esos platanares son hermosos, son la muestra del verdor tropical y cubano. Al sur de ellos hay un molino de arroz y unos arrozales inmensos.
Consolación del Sur y Consolación del Norte son los siguientes. Allí conocí a muchas mujeres hermosas llenas de curvas a las que les gusta apasionarse profundamente. Los amigos que conocí allí decían que las siluetas de las mujeres pinareñas eran productos del boniato y la malanga que allí se cultiva. Otros comentan que es por el sube y baja de las lomas de la Sierra de los Órganos.
Entonces, en el mismo medio de la provincia aparece el monumento a los hermanos Saíz y la Universidad pinareña, dispersa pero ¿qué no es disperso en este país? A continuación el viajero se encuentra con la maravillosa ciudad de menos de 5 semáforos. No les hace falta, la gente es humilde, no tienen maldad y nunca están apurados.
Viajando por la carretera de San Juan llegas al municipio donde se cultiva el mejor tabaco del mundo. Tierra de Robaina y de hojas rubias, no como las modelos, pero si igual de sabrosas.
En Mantua terminó la histórica invasión a occidente comandada por el Lugarteniente General Antonio Maceo. Hecho histórico de gigantes magnitudes militares para la época. La imposibilidad de esa acción ante el ejército más grande del mundo en ese momento es lo que la ha convertido en leyenda.
Tierra de secretos es Guanahacabibes. Llena de historias de filibusteros y de tesoros escondidos por piratas que encontraron en ella un refugio ideal gracias a sus desérticas playas y sus tupidos manglares. Así es el Pinar del Río que yo quiero.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s