Esperando por las vacas de Wisconsin

Estándar

Cubano de la loma

Por Miguel Terry Valdespino

Las penas son de nosotros, las vaquitas son ajenas.

Atahualpa Yupanqui

Los Cuchillos de Manolo Matarife Los Cuchillos de Manolo Matarife

A Manuel Alejandro Hernández Barrios no le ha quedado otro remedio que convertirse en una suerte de Doctor Jekill y Míster Hayde, dos criaturas de Robert Louis Stevenson metidas en un mismo cuerpo, que de día actuaba como un ser humano y de noche actuaba al servicio de la más pura violencia. A MA le ha sucedido otro tanto: a pleno sol reafirma llamarse Manuel Alejandro, un nombre que le viene bien a un compositor de boleros o rancheras, o a un periodista e informático, que son los dos primeros oficios del caso que nos ocupa, y en las tinieblas ( aunque jura seguirse llamando M.A) comenzar a exhibir otros nombres un poco menos ortodoxos: Manolo el Carnicero, Manolo Cuchillo Alegre, Manolo Puñalá, Manolo Navajas, Manolo el Matapuerco…En fin, el…

Ver la entrada original 348 palabras más

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s