La fantasía Crítica de “el Taco” (Primera Parte)

Estándar

La clave es el portón verde. Era todo lo que sabía del lugar en donde me iba a presentar. Al doblar la esquina, al fondo del cine municipal de Güira de Melena, uno se evapora. Sacudí el polvo de los zapatos mientras esperaba en la puerta. La noche anterior hable por teléfono con Juan Carlos Muñoz Alfonso y me había advertido que si llamaba por el frente de la casa nadie notaria mi presencia. Por seguir sus instrucciones, ese día logré que conversáramos. Detrás del portón un pasillo, y luego de un patio interior crucé la puerta de la sala de estar donde lo esperaría.

Por Manuel Alejandro Hernández Barrios

Apareció con un saludo mañanero y unas inmerecidas disculpas por no estar listo todavía. Sucede que había llegado 30 minutos antes de la hora fijada. Estrechamos manos. Sacó una caja azul de cigarro Popular. Encendió uno y puso el cenicero sobre sí. En el instante empezamos una conversación de seis horas que trataré de resumir.

 

T: Durante la madrugada dejé embarrado un cuadro. Ahora te lo enseño. Déjame acomodarme y entonarme con la nicotina. ¿Quieres café? Aquí todos tomamos al menos tres tazas de café en la mañana.

P: Sí, por favor.

 

Mientras conversábamos permaneció serio. Durante la entrevista, detrás de cada respuesta una sonrisa o una admiración.

 Entramos a su estudio, un cuarto pequeño con amplias ventanas de dos hojas. En el centro un viejo agarraba con su barba lo que parecían ladrillos. La mirada de ese señor atrapado en el lienzo fue una presión durante todo el tiempo que allí estuvimos sentados. Él en un banco de unos 25 centímetros de alto; yo, en su silla de trabajo.

 

P: ¿Si fueras periodista cuál fuera la primera pregunta que te harías?

T: Todos los días me preguntaría si estoy quedando bien conmigo mismo como profesional. Estaría cuestionándome diariamente si lo estoy haciendo bien.

P: ¿Ahora, cuál no dejarías de hacerte?

T: ¿El trabajo que realizas satisface tus expectativas dentro de tu proyecto de vida?

P: Bueno, veamos si en lo adelante alguna pregunta se le parece. ¿Qué pregunta no quisieras responderme?

T: No me gusta hablar ni de política, ni de religión. Dividen a los hombres. Aunque, admito que por lo general es casi imposible evitar este tipo de temas.

P: ¿Cuál es tu relación con Colombia?

T: Mis ancestros son colombianos. Por nacimiento soy de allá, pero como me crie aquí por convicción soy cubano. Hace 37 años vivo en Güira. En Cuba solo viven mi madre y mi hermano. Mi carácter independiente siempre ha conspirado contra la relación familiar.

P: ¿y tu padre?

T: Siempre mantuvimos una relación muy estrecha. Me identifico mucho con él. Mi abuelo, él y yo hemos sido masones.

P: ¿Eres masón?

T: Permanezco activo, pero el trabajo ha limitado mi asistencia a la logia. Los principios morales de la masonería rigen mi vida.

P: Dicen que en los años 90 cubanos hubo el mayor crecimiento de masones en el mundo entero. ¿Qué crees de la Masonería en la actualidad?

T: Las organizaciones fraternales necesitan evolucionar con la época. Hay que superar algunas cuestiones del pasado. Mientras se cumpla con el deber todo saldrá bien. Si cada cual hace lo que tiene que hacer, la victoria está garantizada. Mientras se haga bien hecho.

P: Eso lo mencionaste en el primer encuentro provincial entre UNEAC-AHS-CAP-PCC de este 2015.

T: Es bastante difícil conseguir que la gente entiende lo que tiene que hacer.

 

Sacó otra caja de Populares y encendió un cigarro. El olor a óleo dominaba el ambiente en el estudio. Al sentirlo, pregunté.

 

P: ¿Dibujas todo en lienzo?

T: Casi siempre utilizo ese soporte, aunque a veces uso la cartulina. Soy bastante tradicional. En la actualidad existe un boom tremendo de encontrar nuevos medios y soportes para expresar el arte. Sin embargo, creo que el lienzo tiene mucho que dar todavía.

P: ¿Cuánto influye la familia en la obra?

T: Como es el eslabón fundamental de la sociedad, ningún artista puede hacer su arte sin el apoyo familiar. Por lo general los creadores tenemos majaderías. A veces mientras los demás duermen uno trabaja.

Como creador no me he podido apartar del momento en que vivo. Mi obra es reflejo de ello. Por ejemplo, cuando llegué a Güira me convertí en pintor de paisajes.

P: ¿Cómo llegaste a Güira?

T: Estudié Licenciatura en Física. Trabajé en Educación y fui jefe de cátedra de esa asignatura. A través de mis conocimientos de astronomía comencé a realizar pintura abstracta, motivado por las imágenes del cosmos.

P: ¿Eso fue en los años 90?

T: Época en que se empezaron a presentar dificultades. Entonces fue cuando decidí utilizar muchos de los inventos cubanos en mi obra. Uno de mis cuadros se llamó “Experimento para transformar el plátano burro en carne de cerdo”, otro “ETECSA (Estamos Tratando de Establecer Comunicaciones Sin Apuros)”. En ese mismo instante comencé a trabajar la figura humana y algo muy interesante para mí, el retrato.

pintor jc muñoz

P: ¿Empezaste a pintar los viejos barbudos?

T: Empezaron a salirme las primeras canas. Entonces aumentó mi interés por esa etapa tan vulnerable en la vida. Y más aún mi interés por la gente que llega a la tercera edad sin lograr realizar su proyecto de vida.

P: Es curioso. También combinas esos viejos con la niñez ¿Cómo se entiende esa dicotomía?

T: Son figuras a través de las cuales puedo expresar mis ideas.

P: ¿Qué tipo de ideas?

T: La no realización de los proyectos de vida; llegar a viejo sin lograr metas de la juventud; y, los trabajos que se pasan en esas vulnerables edades en todas partes del mundo.

Con ellas se pueden criticar cosas que ocurren dentro de la problemática nacional también.

P: ¿Qué nuevos proyectos tienes?

T: Trabajo en una serie llamada “Las fantasías de Luna”. Basada en la imagen de mi nieta Ana Luna. Utilizo sus dibujos para incluirlos en mis cuadros. Esa riqueza resulta muy agradable.

P: ¿Te motiva?

T: Sus dibujos son como referencias. Es muy difícil trabajar sin motivación.

P: Sin embargo, siempre vuelves a las cabezas de viejo.

T: Es contradictorio. Se apartan del sentido decorativo. Es una necesidad espiritual. Son obras con muchos detalles y con una minuciosidad muy grande.

P: ¿El arte puede descarriar al hombre, perderlo o liberarlo de las rigideces del entorno?

T: De forma inconsecuente, nunca he podido apartar mi obra del momento histórico en que vivo. Otros artistas huyen de la realidad y se refugian en su obra. Siento la responsabilidad de participar activamente en la sociedad. El objetivo final de una obra es establecer una comunicación con el espectador.

P: ¿Cómo sabes lo que vas a dibujar cuando montas un lienzo?

T: La memoria es el archivo del que la obra se nutre. La creación es lo más misterioso que hay.

pintor.j pg

Anuncios

Un comentario en “La fantasía Crítica de “el Taco” (Primera Parte)

  1. Hector Garcia

    Muy Humano la entrevista muy amena es Increible el mundo de los creadores de Artes plasticas a este yo lo encuentro muy Humano.Sncillo ,Intelectual pero sobre todo muy Real vive la Reaidad sin apartarse de los sucesos de dia a Dia me encanto la entrevista y el Artista un hombre muy pero muy Real!!!!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s