De la Cultura del presente depende la del futuro

Estándar

Por Manuel Alejandro Hernández Barrios

manu.hdez32@gmail.com

La cultura debiera situarse entre los principales temas a tratar a la hora de administrar un gobierno. Cultura es todo lo que somos, lo que nos hizo y lo que seremos en un contexto o ambiente determinado. Supone para el ser humano su esencia, la clave del progreso, su expresión y la única vía de ser libres.

Al menos en Artemisa se ha conseguido cierto consenso para la reinauguración de ciertas instalaciones culturales con una moderna forma de tratamiento. Problema que deteriora el patrimonio, el cual al no ser restaurado a su forma original, o al menos cercana, pierde la esencia de su historia. Algo que no sucede en lugares como la Habana Vieja, administrada por Eusebio Leal; o el Complejo Las Terrazas, primer y único Ecomuseo de Cuba.

El abandono de ciertas modalidades de construcción, naturales y propias de diferentes épocas de la historia de Cuba, de la utilización de la madera para la carpintería de ciertos lugares emblemáticos de la ciudad y la construcción decadente de las avenidas y aceras provocan discrepancias entre los artistas y molestias a los ciudadanos que desean respetar la tradición.

Algunos hablan del poco uso de los toldos para proteger al transeúnte del sofocante sol, al menos en las calles de más anchas aceras, como lo muestran antiguas fotos de nuestros pueblos; también preocupa la situación en que se encuentra el asfalto de las calles principales y de más hermosos nombres, como República, Martí, Colón, Céspedes y otras.

Así como recientemente lo observó el equipo de Cuba Dice en el Noticiero Nacional de Televisión, en nuestra pequeña ciudad se ha visto la transformación de lo que antes fueron hermosos lugares que ahora proliferan en vistosos y escandalosos timbiriches o cuchitriles que irrumpen con la arquitectura tradicional e irrespetan el patrimonio.

Es lamentable sentarse en el hermoso Boulevard y sentir que ya sus bancos tienen los bordes rotos. ¿Cómo es posible que eso suceda? A veces hay preguntas que no tienen respuestas.

Se puede notar que la preferencia al kitsch ha ido “In crescendo”. Se ha adornado nuestra ciudad con figúras deformes y faltas de calidad artística. Se defiende el brillo que ciega los ojos de quien gusta deleitarse y se deslumbra la vista con opacas vitrinas de cristal.

El gobierno cubano ha defendido la cultura basando su política sobre la máxima martiana que dicta “ser cultos para ser libres”. La oficina del historiador dirigida por Eusebio Leal se empeña en restaurar con materiales modernos o reconstruir las ideas arquitectónicas originales sin violar la concepción de los proyectos iniciales, ni ocultar la historia que en los edificios habaneros habita. ¿Por qué nos cuesta seguir su ejemplo para después tener que volver sobre lo hecho y emparcharlo todo?

El momento es preciso para recapacitar y para querer una ciudad digna de ser capital provincial, para mostrarla con orgullo ante los visitantes, para habitarla con frescura, para admirar la estética a la que no estamos acostumbrados. La historia apoya la renovación. La arquitectura debe ser restaurada, no maltratada. Ahora toca actuar con inteligencia y sobriedad en el presente para que no nos juzgue el futuro.

Anuncios

Un comentario en “De la Cultura del presente depende la del futuro

  1. Minerva Hernández

    Me gusta tu nivel de expresión y sabes llegar alas personas con la claridad de tus ideas , sigue por ese camino que el que persevera triunfa. Saludos …!!!!!!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s