Fidel: cadavre exquis

Estándar

Por Manuel Alejandro Hernández Barrios (manu.hdez32@gmail.com)

Hay cosas con sentido de diversas tonalidades que pueden resultar fugaces, instantáneas; predecibles, exquisitas. Hay cosas sin sentido, como un cadáver, como la muerte; impredecibles, sin sabor.

La peña Mi cadáver exquisito a la que convida todos los terceros viernes de cada mes la escritora Olga Montes en la Galería de Arte Angerona, es un espacio para pulir cicatrices intelectuales, cruzar las fronteras del miedo escénico, o perfilar sentimientos en la piel ajena. Conocer el objetivo de vida de otras personas puede resultar una valiosa guía. La satisfacción y la felicidad que regalen otros pueden ayudarnos a seguir.

Son momentos para escuchar a algún invitado especial, comentar su trayectoria, hurgar en su presente o chismear sobre su futuro. La del pasado viernes 16 tuvo un invitado espiritual, estuvo dedicada al Comandante Fidel. Según su conductora habitual “se leyeron allí varios textos dedicados a él y se confeccionó, como de costumbre, un poema colectivo con todos los participantes”.

También la escritora explica que “cadáver exquisito es un juego de palabras para sacar de una imagen muchas más. El resultado es conocido como cadavre exquis, en francés. La técnica fue creada surrealistas en 1925 por poetas surrealistas, y se basa en un viejo juego de mesa llamado “consecuencias” en el cual los jugadores escribían por turno en una hoja de papel, la doblaban para cubrir parte de la escritura, y después la pasaban al siguiente jugador para otra colaboración. Al final se lee el producto colectivo. Los teóricos y asiduos al juego (Robert DesnosPaul ÉluardAndré Bretón y Tristan Tzara) sostenían que así debía ser la creación poética, anónima y grupal, intuitiva, espontánea, lúdica y en lo posible automática”.

El producto de la velada artemiseña del pasado viernes quedó de la siguiente manera:

Homenaje a Fidel

Cadáver no (sí exquisito), ni muerta digo que has muerto.

Tu luz nos guiará por siempre.

Eres de los muertos que no mueren.

Siempre vivirás en mí.

Siempre serás un ejército de batas blancas.

Eres historia, comandante,

estás en todos los conjuros.

Nada es cierto, todo es cierto

junto al canario y su canto.

Pues claro que no es verdad.

Cuando se ha cumplido con la obra de la vida.

¡Y tú estás vivo, Fidel!

Renuncio a decirte adiós.

Renuncio a tu partida. ¡Fuiste mi Dios!

¿Sabes Fidel? Yo sí te quise, te necesité, me vas a hacer falta.

¡Cuba, yo renuncio a decirle adiós!

Sigo con la tea incendiaria

que sembraste en mi rutina,

alabando el alma fina

de tus ideas libertarias.

Te tengo sobre mi voz

que enmudecida por tu ausencia

no quiere decirte adiós.

Porque fuiste faro y guía con tu presencia.

Cuando la muerte es más fecunda.

El tiempo no te devora

porque cuando muere un hombre

que pone en alto su nombre

el pueblo se angustia y llora.

Tendrán tus pasos la luz del infinito.

Gracias por vivir tu época, Fidel.

Fidel, tú no te has muerto.

Para mí tú eres Fidel.

Blancas manos impregnadas de estrellas

apuntando al futuro, temprano, al alba.

Somos Fidel vibrando en la montaña,

redimiendo a los pobres por la vida.

Fidel comandante, guerrero, amigo

y aventurero de los corazones.

Fidel patria y revolución.

Por siempre vivo estarás

en cada uno de nosotros.

dscn0522 dscn0556

Anuncios

Un comentario en “Fidel: cadavre exquis

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s