Flojera Política

Estándar

Para que en el siglo XXI el pueblo trabajador vuelva a tomar el cielo por asalto para reemplazar un sistema por otro mejor, no puede seguir asumiendo métodos pasivos, conformando estrategias electorales y partidistas para tratar de convencer a un electorado específico o a determinado sector. Tiene que robarles las iniciativas a los poderosos, tiene que protestar, tumbas a aquellos directivos y políticos que como momias se disecan detrás de un buró, tienen que hacer del líder sindical el jefe del colectivo y con su acción política hacerle creer al resto que sus ideas y métodos son los correctos. No pueden dejarse llevar por sensiblerías, sentimentalismos, ni por compasión, no deben creer en las reformas que como saben solo quedan en discursos. Deben ser radicales y enfrentar colectivamente al universo, explicarle y confrontarlo, darle argumentos para que crea en la dictadura del proletariado.

En el siglo XXI no se puede estar debajo de la tribuna escuchando promesas, cumplimiento de planes estratégicos, justificaciones. En este siglo cada uno tiene que ser su propia tribuna, cada uno tiene que ser un político, porque la política somos todos, porque la tribuna no es una opción o una oportunidad, es una circunstancia. La tribuna individual o subjetiva no está encaramada en un estrado, está en el medio del pecho y ocupa la cabeza. La tribuna es las ideas y las acciones políticas del hombre.

Hay que aprovechar el momento en que lo viejo no termina de marcharse porque la pasividad de lo nuevo no termina de llegar y le deja estar. En ese momento hay que ser rebelde, hipercrítico y bocón si es democracia lo que se anhela. Para que una idea triunfe la acción política de quien la sostiene no puede parecerse a la del régimen político que tenga el poder. Por la flojera ideológica y política, por la indefinición, el poco convencimiento, el carácter flemático, la aceptación, la ingenuidad de expresión, la autocensura, por la denunciología (término que le robo a Aram Aharoniam) y el lloriqueo es que no triunfa una idea. Y el triunfo es doloroso y dolor nos recuerda que poseemos la condición elevado de ser humanos. Fidel Castro dijo que la Revolución verdadera era la que comenzaba el primero de enero de 1959. Tenía razón Goethe cuando dijo que “lo que brilla ha nacido para el instante, lo auténtico permanece intacto para la posteridad”. Frei Betto en su Paraíso Perdido expresa: “Si el corazón tiene razones que la razón no entiende, la razón padece al intentar explicar las locuras del corazón”. El hombre que es rebelde, revolución dentro de la revolución, motor chico que arranca y sostiene al motor grande, se deja llevar primero por su corazón con racionalidad y después con racionalidad sostendrá lo que lleva en el corazón. Percy Fawcett citado por Frei Betto en el mencionado libro reflexiona: “La visión de un hombre debe ceder a su alcance, ¿o para qué es el cielo?

Ni reforma, ni política. ¡Existencia! La geopolítica es una farsa, como es en el lenguaje mediático “la coyuntura social de los hechos”, como es el típico “camino a la paz” de los discursos tercermundistas que no son más que una copia del humanismo filantrópico de aquellos que desprecian todo lo que se les oponga, por eso es una farsa también el supuesto “apoyo de los sectores empoderados”, así como lo son los seudointelectuales que creen en hipótesis históricas.

Si no fuera así, ¿por qué tumbaron a Dilma de su silla presidencial? ¿por qué no logran la autonomía los catalanes? ¿por qué triunfó Donald en las elecciones de Estados Unidos? ¿por qué no ganó Bernie Sanders las elecciones? ¿por qué Donald va a la ONU y da el mejor discurso que se le ha escuchado hasta el momento, aunque no se esté de acuerdo con lo que dice? ¿qué es lo que favorece que corruptos como Macri o Temer tengan el poder en dos de las más grandes economías de América Latina? ¿por qué le hacemos cree a Juan Manuel Santos que es el hombre paz y merece un Nobel por ello? ¿por qué el Daesh se hace llamar Estado primero, Islámico después? ¿por qué Puerto Rico, ahora en situación de desastre, le debe 70 mil millones de dólares a la Casa Blanca? ¿por qué Irán se deja sancionar, aunque aproveche los periodos de sanciones para alcanzar un exquisito desarrollo? ¿por qué el Consejo de Seguridad de la Naciones Unidas es tan disparejo? ¿por qué en Alemania la ultraderecha neofacista gana terreno?

Flojera Política, no hay más explicación. Ahora, ya me pueden tildar de iluso. Pero el ágora allá abajo en los comentarios está abierta para que me cuenten las últimas películas que han visto.

En el mundo entero, sin excluir una sola hectárea de tierra, siguen existiendo males que parecen eternos: racismo, desigualdad, xenofobia, degradación ambiental, desempleo, individualismo, unilateralismo, guerras, extremismo. Si seguimos aceptando esos males y no hacemos nada y creemos que los obstáculos son enormes y que los alienígenas vendrán y solucionarán el problema, entonces la utopía seguirá siendo utopía y habremos olvidado que el Che dijo una vez: “Seamos realistas, pidamos lo imposible”.

Anuncios

Un comentario en “Flojera Política

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s