Exposiciones de los presentes para los ausentes (con identidad))

Rubén Suarez Quidiello
Estándar

Volví al pueblo de San Antonio el último domingo de este mes de enero. Era un día de cielo gris y humedad, sin embargo los ariguanabenses tenían el alma cálida y alegre. Hablando con algunos se puede corroborar que así sucede siempre, durante la fiesta que es el encuentro de los ausente con el ecosistema natal. Continuar leyendo

Nosotros, los pueblerinos (Conducta: Animal Pueblerino)

Estándar

Nosotros, cubanos pueblerinos, ¿tendremos qué adaptarnos a una visión cosmopolita del mundo? Tal vez no. No todos somos intelectuales, ni empresarios y mucho menos banqueros. Sin embargo, hace mucho tiempo estamos necesitados de cines climatizados, teatros acogedores o cafés literarios. Por ahora, tendremos espectáculos masivos y fiestas populares. Nos conformamos con el necesario gasto energético que significa el derroche tecnológico y no aprovechamos 72 horas de fiesta porque hay que descansar. pero, hasta ahora, nadie se ha muerto por ir sin dormir una vez al currelo. Y tal vez no sea yo el único que piensa así.

Vientos de pueblos nos abrazan. Somos cubanos y agricultores. La cultura, como término, tiene su origen en la actividad agrícola. Por eso, defiendo la idea de que Artemisa es quizás una de las provincias más cultas de mi país – esto no tiene nada que ver con el necesario periodismo agrícola que realizamos unos cuantos.  Continuar leyendo

Adonis de la Revolución (“La imagen que yo quiero”)

Estándar
Nelson Domínguez

Nelson Domínguez

El paso de Nelson Domínguez por Artemisa puede ser adjetivado como un “soberbio acontecimiento cultural”. Parece una broma por el entrecomillado. Sin embargo, no lo fue. Me costó un par de zapatos lustrados, camisa planchada, cámara, lapicero y unas hojas para notas. El mediodía era húmedo y sudaba antes de la llegada del artista que había visto solo por televisión, en periódicos o en internet. Una proliferación de fotos y las ganas de correr sobre el teclado después de conversar unos cinco minutos con él fueron el resultado. Continuar leyendo

La inmortalidad existe

Estándar

IMG_7872Pocos años de vida son suficientes para aportar un impulso a la técnica del artista. En la Galería Eduardo Abela del municipio de San Antonio de los Baños, se exhibe hasta el 10 de enero próximo un modo personal de expresión en los cuadros del pintor Andy Llanes Bultó, quien con singulares luces y sombras fecunda un estilo singular dentro de las diversas vanguardias de la modernidad.
¿Podrá ser inmortal el hombre? Nadie lo ha respondido, pero los rostros de la muestra “Carne y hueso” nos hacen pensar sobre la enigmática inmortalidad; nos hace sentir frío en medio del abrasador sol de este país tropical. El panorama circundante asombra al observador. La agobiante mirada de los rostros fotografiados por el pincel de Andy Llanes, nos revela la posibilidad. Girar la vista, tornear el dorso, en medio de tantas miradas, asfixia al que llega. Queman esos ojos que miran todo, hacia el infinito de las vidas observadas. Es un terrible instante el ser espiado por un rostro sin vida. Encoleriza la belleza del instante.
Andy es uno de esos pintores apasionados que no desean criticar nada en esta muestra. Su técnica sobrepasa las fronteras de lo irracional y en sus piezas encontramos la perfección fotográfica, resultado de un trabajo embriagador y valedero.
El nombre del hombre queda revelado en la expresión de los rasgos humanos. Andy es escritor también. Su narración invita a admirar su obra desde un punto de vista historicista rayano con lo religioso. Sus palabras en un gris volante intentan explicar la naturaleza del ser humano, cuando sobre su obra dice: “Según la tradición católica, durante la pasión de cristo, una mujer se quitó su velo para secar con él la cara del mesías. La imagen de la cara de Jesucristo quedo impresa en el pañuelo de lino y ese milagrosamente se conservó a través de los siglos convirtiéndose en un objeto de culto. Este proyecto retrata a varios individuos con el designio de absolver un rostro, solo que esta vez son mortales, personas de carne y hueso”.
Dayamí, periodista de Radio Ariguanabo cree que “A simple vista, no se trata de una exposición religiosa. El joven trata de atrapar en el lienzo imágenes que reflejen diferentes estados de ánimo.”. El pintor fue entrevistado por la periodista arigüanabense y puntualizó: “me baso en el pasaje bíblico de la pasión de Cristo y en similitud al gesto de Verónica al secar las heridas y el rostro del Mesías”.
Esta es la primera exposición personal del joven artista de la plástica en el municipio de San Antonio. Consta de 13 obras que ilustran rostros escogidos al azar según el criterio del autor, trazadas todas con la utilización de la técnica óleo sobre lienzo.

Las llamas cesaron y la tristeza quedó

Estándar

Las llamas del infierno se han escapado. Estamos en la temporada de incendios forestales y parece que este año es uno de los más incendiarios de la historia. Estos se producen por negligencias del hombre o por combustión química producida por el calor.
Las zonas de mayor ocurrencia de incendios, en el 2010, fueron las malezas y desperdicios sólidos (49,4 %), fundamentalmente por la sequía y la negligencia humana, informó un artículo publicado por Granma el pasado 11 de mayo, el cual añade que los bomberos participaron en más de 24 mil servicios en el año 2010, a razón de 66,6 hechos diarios, entre los que figuran el rescate y salvamento, el aseguramiento operativo, y los incendios, entre ellos los incendios forestales.
El “dar candela” es un echo que se da frecuentemente en los terrenos de los guajiros para que la hierba se rejuvenezca o para aprovechar el área en la siguiente cosecha. Esta hoguera puede llegar hasta la carretera si no se le cuida, las consecuencias pueden ser desastrosas. Hay que recordar que los accidentes de tránsito figuran entre las principales causas de muerte del país.
En la Sierra del Rosario el fuego no ha cesado, y no me refiero a un tiroteo como los que están ocurriendo en Libia.
Un bosque de pinos machos, especie que brinda una fuerte madera utilizada por la industria nacional, fue atacado por un severo artista: el fuego. A un lado de la carretera se muestra un verdor total, típico de esas montañas. Al otro lado, como una antípoda, el destacado fuego realizó una de sus peores obras. La naturaleza muerta con abundante color carmelita en los resecos árboles se mezcla con un gris triste y cenizo. El negro quemado funciona como manchas que proponen un agudo impresionismo.
Como un cuadro de Lam, o de Monet, lleno de figuras sin trazos, pero con una excelente técnica escondida en su pasado, así es hoy ese bosque de pinos donde está naciendo la esperanza.

El Templete símbolo de La Habana

Estándar

El Templete ha sido el lugar de peregrinación para muchos habaneros pues a la sombra de la ceiba allí plantada se celebraron tres momentos fundamentales de las conquistas españolas en la isla. En el interior del local se exhiben los tres cuadros de óleo sobre lienzo más grandes que existen en Cuba. Continuar leyendo

Duporté: Orquídeas bailarinas y pantuflas aladas

Estándar

Dios creo las cosas, así aparece en génesis, y desde su lugar las vio separadas y les parecieron buenas, luego las unió y les parecieron mejor. Así pienso cuando veo la obra de Jorge Pérez Duporté. El creador y su obra.

Continuar leyendo