Aseguran producción de chatarra ferrosa en Bahía Honda

Estándar

El Puerto de Desguace de barcos Bahía Honda se ha propuesto cumplir para 2017 con un plan de acciones que permitirá entregar unas 17 500 toneladas de chatarra ferrosa al país.

Como resultado de un proceso inversionista por parte de la Unión de Empresas de Recuperación de Materias Primas, se refleja un salto productivo de 7100 toneladas de chatarra ferrosa en 2014 que casi se duplica llegando hasta cerca de las 14 mil en 2015. Continuar leyendo

Primer delegado directo de Artemisa a #Sochi

Estándar

 

 

 

Ernesto Hernández Chirino

Ernesto Hernández Chirino se convirtió hoy en el primer delegado directo de Artemisa al XIX Festival Mundial de la Juventud y los Estudiantes que se celebrará en la ciudad rusa de Sochi en octubre de 2017.
Recibir este reconocimiento es un orgullo para Ernesto Hernández, quien es en la actualidad secretario general del comité de base de la Unión de Jóvenes Comunistas (UJC) en la Central Termoeléctrica (CTE) Máximo Gómez de Mariel. Continuar leyendo

Emilio Cueto dona documentos sobre la muerte de Maceo

Emilio Cueto
Estándar

Bauta, 10 de marzo- El coleccionista cubano Emilio Cueto donó al Complejo Monumentario Antonio Maceo en San Pedro un grupo de documentos relacionados con la trascendencia del fallecimiento del Titán fuera de Cuba.

En el mismo sitio donde murió en combate el guerrero de bronce, desde el pasado 10 de marzo, se exponen al público varios documentos originales que abordaron el fatal hecho. Continuar leyendo

Denys San Jorge rescata todo el pasado de Cayo de la Rosa

Estándar

Denys San Jorge Rodríguez puede viajar en el tiempo. El escritor Miguel Terry Valdespino lo llamo una vez pintor arrepentido, suponiendo el posible abandono del caballete por una empresa de físicos y astrofísicos. El concepto de desplazamiento hacia delante o atrás en diferentes puntos del tiempo, así como lo hacemos en el espacio parece cosa de locos o de coloquiales esquizofrénicos, más si se trata de un cubano.

La cuestión es que Denys ha estudiado tanto el pasado causal en el relativo presente causal que hasta se ha propuesto definir un probable futuro causal, sin ser fanático de H. G. Wells, de Isaac Asimov o de Albert Einstein, aunque sí lector de a ratos de Mark Twain y sus disparatadas aventuras de un yanqui de Connecticut en la corte del Rey Arturo, o del Charles Dickens que narró las ensoñaciones del devenir de Ebenezer Scrooge en Canción de Navidad. Continuar leyendo

“Merci, ¿café?”

Estándar

Serafina Hernández Rodríguez empezó a limpiar su mundo desde muy temprana edad. Agarró su primer escobillón en el año 1987, y desde entonces no ha dejado de barrer. Su filosofía, el sentir común; su meta, el bienestar social; su vicio, el café.

Merci, como cariñosamente la llaman los vecinos, se levanta todos los días de lunes a sábado a las cuatro de la madrugada, y ya a las cinco está arañando la calle hasta la media mañana. Luego en la tarde, pasada la una, se incorpora en otra sesión de trabajo, pero menos ardua.  Comentaba medio en broma, medio en serio que “a veces remolonea un poco y empieza más tarde porque así ya la gente está despierta y puedo saludar y hablar un poquito”. A ella le entusiasman los saludos mañaneros.

Recibe un par de guantes cada seis meses y el escobillón se lo cambian a cada rato. Se adorna con un pañuelo en la cabeza, se cubre bien todo el cuerpo con botas de gomas o de material, en dependencia de la lluvia y el clima, y luce además una prenda que le cubre la boca y la nariz protegiéndola de posibles infecciones o de alguna fetidez amarga. Lleva en su carro de hierro dos sacos para esconder todo lo que recoge y lo maneja con la destreza que forja la experiencia. Es como si Merci en vez de salir a trabajar saliera a pasear.

No es que el trabajo de un barrendero sea aburrido, sino que es socialmente útil y en Candelaria, los pobladores han sabido concientizarse al respecto y respetan la labor que hacen hombres y mujeres como Serafina, quien ha sido reconocida muchas y nunca suficientes veces por la Asamblea Municipal del Poder Popular, y por la circunscripción que atiende.

Por el esfuerzo que realiza desde hace 30 años y por la calidad de su trabajo ella es la encargada del casco urbano, unos cinco mil 500 metros cuadrados que contienen al parque, y a las principales instituciones políticas y de gobierno locales. Todo el mundo quiere que sea Merci quien barra su calle, aunque de ella los demás trabajadores del sector de comunales de Candelaria ha aprendido que la sistematicidad y la entrega hacen valedero el trabajo, por eso bien pudiera nombrarse a Candelaria municipio destacado en el cuidado y mantenimiento de la limpieza.

“Los días de fiesta son los peores, por el reguero que se arma, pero yo me levanto a las tres para que cuando salga el sol sea menos el trabajo y para que la basura no se acumule”, cuenta Serafina, una mujer que ha logrado con su espíritu jovial, su carisma de veinteañera, la dedicación y el respeto por los demás ganarse más de un buche de café todas las mañanas cuando sale a limpiar el mundo que comparte con los demás.

 

 

 

Dique sur: prioridad número UNO

Estándar

Los viernes de cada semana se realiza en el Consejo de la Administración Provincial de Artemisa la reunión de evaluación de los avances en la rehabilitación del Dique Sur, una prioridad dentro del plan anual de cada territorio e institución asociada a esta labor.

La obra Dique Sur se construyó entre 1985 y 1991. Alcanzó una longitud total de 51.7 kilómetros a lo largo de la costa desde playa Majana y hasta el surgidero de Batabanó en Mayabeque. El terraplén que lo constituye tiene un promedio de ocho metros de ancho, y una altura puntal de un metro sobre el nivel del terreno para dificultar el escurrimiento de las aguas superficiales hacia el mar, además impide la penetración del mar que parcialmente no se mezcla con el flujo de aguas subterráneas y no provoca su salinización.

El área donde está ubicada dicha instalación constituye una de las zonas agrícolas más importantes de la provincia y del país. Abarca los municipios de Artemisa, Alquízar y Güira de Melena, áreas que sustentan tanto a la población autóctona como a la de La Habana. En esta misma área está dispuesto también el Acueducto Cuenca Sur, uno de los más importantes que abastecen a La Habana.

La Cuenca Sur presentaba como problema fundamental la intrusión salina provocada por la sobre-explotación de las aguas subterráneas en algunas partes de la franja costera.

Es a partir de 2013 cuando se comienzan las acciones de recuperación en el Dique, recuerda el ingeniero hidráulico Reinaldo Casanova que “se comenzó con el desbroce de la maleza para posibilitar el trabajo de topografía e intentar llevar a la edificación a los parámetros originales de diseño.

En la actualidad varias son las problemáticas que afectan su funcionalidad. Algunos de sus 36 vertedores no permiten la salida controlada de agua por estar obstruidos los canales para ello, lo que provoca el escape de grandes volúmenes del líquido fluvial por los laterales del cimacio, y en otros casos sobrepasa la corona del dique.

El agua embalsada convierte a los canales de acumulación en áreas cenagosas, lo que eleva la peligrosidad de este trabajo de recuperación.

Por otra parte, para el cuidado de dicha estructura existe una brigada de mantenimiento menor constituida por solo ocho hombres encargados de mantener la transitabilidad del dique. A pesar de su escaso número de integrantes, ese equipo de trabajo realizó desbroce en tres etapas entre los años 2013 y 2014, evitando que la maleza cubra el dique.

Habría que estar en el lugar para ver la envergadura de una obra que hoy mueve a brigadas de unas seis provincias del país. Según los reportes presentados para el rescate del proyecto a su estado original, en la práctica esa brigada resulta insuficiente si se intenta ganarle terreno a la madre naturaleza.

El rescate del Dique Sur constituye un beneficio a largo plazo en el tiempo que debe ser atendido a corto plazo con las planificaciones económicas anuales de los territorios donde se encuentre y de las empresas de mayor envergadura intrínsecamente relacionadas con el recurso agua.

En la actualidad el trabajo de recuperación se extenderá hasta el 31 de mayo del año en curso. Los objetivos principales trazados por el proyectista de la obra, la Empresa de Investigaciones, Proyectos e Ingeniería del Instituto de Recursos Hidráulicos de Matanzas, el Dique tendrá un ancho promedio de siete metros y aumentará su cima, con roca caliza, a más de un metro y medio de alto que el del estado actual.

En el sur de Alquízar, Luis Ángel Ramos Hernández dirige una brigada compuesta por una de las cuatro retro-excavadoras de brazo largo en el país, un cilindro percutor que según los habitantes locales de Guanímar, “cuando eso trabaja la tierra tiembla”, y la principal maquinaria de una obra de este tipo, una pipa de agua, que según el jefe de obra debe ser la primera en llegar al terreno.

La extensión del beneficio sobrepasa las fronteras provinciales en el terreno y ensancha las posibilidades económicas locales. Con el dique, según especialistas del Grupo de Aprovechamiento Hidráulico de Artemisa, se han podido apreciar efectos directos de mejoría en la salinidad de las aguas al interior de la provincia al aumentar la carga hidráulica subterránea.

Las ciénagas que genera el dique elevan los niveles de agua aprovechable y constituyen una barrera contra la penetración del agua salobre del mar. Esto se ha desplazado en la horizontal tanto que se pueden encontrar zonas pantanosas hasta 16 kilómetros tierra adentro, y en la vertical las cotas de agua subterránea no superan los dos metros para su aparición.

Estos desplazamientos horizontales y verticales combinan el necesario incremento de las reservas de agua dulce aprovechable tanto para el regadío como para el consumo humano. Según investigaciones del Grupo de Aprovechamiento Hidráulico de Artemisa se aprecia al norte del Dique descenso del contenido salino de las aguas, tanto superficiales como subterráneas, de 4 gr/l a poco más de 1 gr/l. Todavía no totalmente aprovechables, pero sí manifiestamente mejoradas.

Los efectos beneficiosos de invertir en el mantenimiento del Dique Sur repercuten tanto en los cercanos pozos utilizados por los campesinos para regadío en áreas agrícolas del sur de la provincia, así como en el abastecimiento de las aguas del acueducto de La Habana.

????????????????????????????????????

????????????????????????????????????

Apuntes: Diferencias generacionales…

Estándar

No hablamos de diferencias entre generaciones, incluso algunos hasta nos lo prohíben creyendo que como todos somos iguales, siempre hemos sido iguales y ya está, sin embargo, siempre mencionamos como ejemplo a la generación del centenario. ¿Por qué a una generación sí, y la nuestra no? ¿Por qué no aceptamos la existencia de varias generaciones de cubanos, llenas de diferencias? Y la diferencia no creo q sea tan simple como que unos son de la generación Y, otros de la Z, ni tampoco tan simplista como lo es llamar a una en específico generación perdida solo porque no los dejaron actuar en consecuencia. Si no actuaron fue porque estaban ciegos, o por miedo.  Continuar leyendo