Agnes

Estándar

Agnes Hernández“El corazón de una hermana es un abismo de ternura, un diamante de pureza”, o al menos eso me enseñó Balzac cuando lo leí por primera vez con 16 años. Nunca más olvidé esa afirmación porque tengo una hermana. Y tener una hermana mayor es lo mejor que hay. Continuar leyendo