Alternativa comunitaria: El mango, el árbol de la navidad cubana

Galería

Eco Restaurant Vegetariano El Romero -Rosmarinus Oficinalis-(Fotogalería)

Galería

Bebo ha dejado de soñar

Estándar

La cuarteta cubana está de luto: el tiempo le quito lo irrepetible. Hoy la décima se silencia a sí misma porque su dolor es muy grande y sabe que no tiene remedio. La garganta del sinsonte está seca y el tomeguín ya no quiere cantar. Una voz ha decidido descansar.
La noche del 22 de diciembre del año 2011 fue fresca, el aire avisoraba desgracias pero nadie supo interpretarlo, nadie quería aceptar lo que se avecinaba. Solo el amanecer dejó que la noticia se propagara en una atmósfera espesa y seca, que llenaba de nudos las gargantas: ¡Ha muerto Bebo!
El hombre más sencillo del planeta, “el abuelo de la cuarteta” decidió frenar la creación. Se sentía muy cansado de los achaques de la vida y su cuerpo no soportaba más. ¿Quién se pondrá ahora aquellos espejuelos que más que espejuelos son ventanas desde donde se puede ver la vida como una eterna poesía?
Bebo poseía un limitado lenguaje, no era un letrado. Sin embargo cuando sus labios se separaban era para librar a las más sencillas palabras en unos versos que parecían imposibles. La más común de las historias fue contada por él en el lenguaje de los octasílabos.
Hombre libre y vividor de momentos felices. En su cara la sonrisa siempre estuvo visible. ¿Acaso alguien lo recuerda triste? ¿alguna vez salieron de esos ojos lágrimas de tristeza?
Para él la realidad fue nacer y morir, porque el mundo está echo de felicidad, como diría el gran Beny Moré. Para él no existía lo material, solo la poesía tenía valor en su vida. Asumió la vida como un sueño, y hoy se siente que Bebo ha dejado de soñar.