Generación vs. Camino. (Animal político en la vía)

Estándar

6 Solitario

Artemisa, un pueblo de contrastes. Es la futura ciudad de tipo tropical que llegará a sentir las cosquillas del desarrollo y su infraestructura no aguantará la risa y se desplomará ante la instantaneidad del cambio. Muchos pueblos y ciudades de Cuba permanecen en peores condiciones.

Somos parte del cuerpo económico de un país que mira en el futuro la salvación e intenta descubrir en el presente la solución. Nadie sabe a dónde vamos, pero todos sabemos en lo que estamos, lo que defendemos, lo que admiramos, a veces por deber y otras por convicción. No es fácil descifrar que ideas o sentimientos guiarán nuestro futuro. El inmenso papel que juega la juventud no es comprendido ni respetado por los mismos jóvenes y ahora vemos que desempeñamos un papel histórico que no nos corresponde, así como no le correspondió a la generación de jóvenes anterior a la nuestra. Cada generación tiene una misión.

Todos hemos logrado descifrar los vínculos entre las ideas independentistas y las de lucha política. Todo lo que a otros les parece una contradicción a nosotros nos puede parecer natural. En este país viven simultáneamente el pasado, el presente y el futuro. Quién no lo comprenda, no comprenderá los planes económicos, ni la espiritualidad de nuestro pueblo, ni las ideas que tanto defendemos, ni a Guillén ni a Guevara, ni a Fidel ni al Che, ni al socialismo que se avecina por la imposición del transcurso natural de la vida en este planeta.

La salvación de lo propio, el cuidado del contexto cultural y el bienestar común hacen que el significado de nuestra presencia comience a ganar peso sobre esta tierra como parte del motor impulsor y no del lastre que hunde.

La marcha hacia una vida mejor se realiza a través de distintos caminos. En la elección de esos caminos se manifiesta la historia y el carácter nacional. Solo nos queda elegir.

Humans of Las Terrazas (3): El niño y el caballo

Imagen

Comunidad Las Terrazas_04No vive en Mongolia. Pero tiene un caballo que pasea por los montañosos paisajes de la Sierra del Rosario. Su padre lo enseño porque está enfermo y pronto alguien debe encargarse de la finca y de los animales. El niño y el caballo se comunican como hermanos. Sienten una complicidad que solo genera alegría.El padre puede mejorar de su enfermedad, gracias a los avances de la medicina en Cuba y a los secretos de las plantas, que solo conoce la suegra santera. Esa mezcla de conocimiento se entrelazan para educar al niño en la aventura que es conocer a la naturaleza en beneficio del hombre. En Las Terrazas, el niño descubre los paisajes que le acompañaran toda la vida, los obstáculos que impone la vida, las personas que llegan y se van, y los progresos que otorga la divinidad cuando se sueña despierto. Las Terrazas, es el principio y el fin de su mundo.

Se necesitan espíritus

Estándar

Una mente sana,
Un corazón tierno
Y un cuerpo puro.
Misión Rosacruz

Corrientes espirituales en Cuba

Allan Kardec es el padre fundador del espiritismo moderno. Su verdadero nombre fue Denizard Hippolyte León Rivail, pero el seudónimo le fue concedido por un druida que conociera en una vida anterior, quien además fue su guía protector.
Gracias a los distados recibidos de su maestro y de otros espíritus, Kardec pudo escribir una trilogía sobre el espiritismo que ha devenido como una nueva religión desde el siglo XIX hasta la fecha.
A Cuba el espiritismo llega a través de las creencias africanas y europeas que al mezclarse otorgan al criollo una visión sobre la posibilidad de la existencia de la vida después de la muerte. Las familias surgen por afiliación, también los pueblos. Incluso las naciones son una gran familia de humanos afines, pero imperfectos, pues a las sociedades las caracterizan una serie de disparidades sociales que no obedecen a las leyes de la naturaleza.
Por su parte, la esperanzadora doctrina Kardeciana afirma que a medida que la humanidad progrese desaparecerán todas las desigualdades. Las actuales relaciones humanas se caracterizan por una serie de aspectos que el mundo de los espíritus supera, pues Kardec califica al espíritu como el principio inteligente del Universo. Pero los humanos no queremos reconocer que somos una conjugación espíritu/materia en extremo beneficiosa.
Entonces, nos damos cuenta que otro mundo nos ha sido revelado. Hemos escudriñado todo el planeta buscando tesoros. Hemos creado miles de religiones, lenguajes, modos de vida y sistemas políticos en la búsqueda del mejoramiento humano.
Pocos han buscado en lo profundo de sí mismo. José Martí decía que “negar lo espiritual, que duele y luce, que guía y consuela, que sana o mata, es como negar que el sol da luz”.
Hay algo dentro de nosotros porque “el cuero no es más que un siervo del espíritu”, según el apóstol de Cuba. Cuando miremos nuestro interior, se nos revelará lo que necesitamos.

(Con información del libro Corrientes espirituales en Cuba, de Natalia Bolívar, et.al.)