Christopher Hitchens, el presente a debate

Estándar

Christopher Hitchens, me sorprende cada día mucho más, Dios, el bueno, lo tenga en la gloria:

Sobre las democracias: “El problema de las democracias es que se ven a menudo obligadas a hacer compromisos. Los Gobiernos están en el poder durante un tiempo limitado y cuando surgen los roces con una comunidad religiosa aceptan sobre la marcha que en los colegios se separen a los chicos de las chicas o que los obliguen a bañarse en piscinas diferentes. Pero no crea que se van a conformar con eso. La cuestión es qué tipo de compromisos puede establecer una democracia capitalista con las exigencias de las religiones. Es muy fácil decir que la democracia es la salida. Pero no. La democracia es lo que tenemos que proteger”.

¿Y quién no?: “Sigo siendo marxista. No sabría cómo acercarme a las cosas sin una concepción materialista de la historia”.

Esta Tesis siempre la defenderé: “La mayor contradicción de las religiones es que piden a sus fieles que sean modestos, humildes y que se sientan pequeños. Y al mismo tiempo les dicen que el universo ha sido diseñado pensando que ellos son el centro de todo. Con lo que los va convirtiendo en tipos orgullosos y seguros de sí mismos. Es ridículo. Si pensamos en lo mucho que tardó en crearse el cosmos, cuánta violencia y desorden hubo para que al fin hubiera vida en este minúsculo planeta, suena absurdo pensar que hubo alguien que lo estaba construyendo para ti y para mí. Tal como están las cosas, si efectivamente existiera un dios, sería un chapucero, un incompetente, un ser extremadamente cruel”.

Jonrón por el center: “El intelectual tiene que recordar las cosas que son obvias, evidentes, que no admiten discusión”.

Leer más en:

http://elpais.com/diario/2008/03/29/babelia/1206751818_850215.html

Anuncios

Mi propia letra escarlata

Estándar

Feliz 14 de febrero

La letra escarlataHoras antes de que el día 14 apareciera en el calendario de mi reloj, terminé de leer La letra escarlata, del imprescindible Nathaniel Hawthorne. Cuando hablo de esta novela los que me escuchan recuerdan la versión fílmica. Para mí esta novela fue más que un descubrimiento, fue el bálsamo que calmo la espera.

En esta ocasión también buscaba algo, como cuando encontré aquel libro Invierno Mediterráneo por aquellos días en que la M empezó a meterse en mi cabeza como letra y personaje, y en mi vida como mujer y amor. En la novela del norteamericano Hawthorne quise encontrar una justificación, pero ni siquiera Nathaniel, con el extenso prólogo autobiográfico, ni con la conclusión de la obra pudo responder a mis preguntas.

Los prejuicios de una época oscura no permiten que el amor entre dos seres humanos se concrete. ¿Otra lectura de amores imposibles? No, la mejor lectura sobre amores imposibles. La fatalidad de Ester Pryne y de Arturo Dimmesdale se convierte en una maravillosa Perla, en la que durante siete años se esconderá el secreto de una transgresión.

Lord Byron decía que la venganza es dulce, sobre todo para las mujeres. Ester no se pudo vengar de la vergüenza pública a la que estuvo sometida en el poblado de Nueva Inglaterra, pero supo vivir con honor, sin desfallecer porque Arturo solo toco su cuerpo una noche, en ese instante se convirtió en el amor de su vida.

Ester, una de esas mujeres bellas, que aunque quieran no pueden ser mejor porque la perfección no existe, protagoniza una batalla de siete largos años, aceptando bochornosas acusaciones de brujería que la asociaban con el hombre negro, del cual decían se paseaba por el bosque con un libro bajo el brazo comprando almas para el señor oscuro.

Ester tenía un pasado interesante; Arturo pudo ser un gran escritor. Ester fue obligada a llevar una letra A escarlata en el medio del pecho como señal de advertencia; Arturo se flagelaba llevándose la mano al corazón para esconder la cicatriz de su gran amor.

El hombre encuentra el amor una sola vez en la vida, las mujeres hacen del amor su historia de vida. Arturo transgredió el celibato legislado por Dios con el fin de escuchar la música sobre la verdad desconocida. Ester amó a un hombre rico, pero Arturo le dio a Perla, único sentido para su vida.

La manera en que el pueblo de Nueva Inglaterra trató a Ester, juzgándola por un comportamiento que hoy parece natural, es la mejor demostración del carácter de los habitantes de ese efímero puerto. De acuerdo con Evelyn Cunningham: “las mujeres suponen el único colectivo oprimido de nuestra sociedad que convive en asociación íntima con sus propios opresores”. Y en esa convivencia se mantuvo Ester durante siete años protegiendo el nombre del otro pecador.

Es el adulterio un tipo de amor clásico de todos los tiempos, un amor verdadero que solo podrá ser descubierto cuando dos cómplices dan y reciben mutuamente contribuyendo al suicidio del alma con las heridas que provoca el cuchillo de la afrodisíaca belleza.

Ester ganó una fama inmerecida, como si el ojo de Dios siempre la viera. Obtuvo una popularidad problemática, ganada por unos trompeteros ángeles que no paraban de señalarla. Su belleza fue reducida a una letra A color escarlata, su cabellera se escondió en una gorra y nunca más se volvió a ver su piel sino en sus manos y en su cara. Su Perla en cambio “era tan pura y bella como un lirio que hubiese florecido en el Paraíso”.

Por su parte Arturo de tanta infelicidad acumulada comienza a odiar, a despreciar. La malignidad aparece en su corazón provocando en su intelecto unos monólogos de espasmo con los que se provocaba el deseo gratuito de ser perverso, de ridiculizar todo lo bueno y santo. Se declaró enemigo del Rogelio, antiguo esposo de Ester. Y como continuación de las tentaciones se dotó de un conocimiento oculto, amargo y homicida que lo obliga a suspirar por última vez frente a todos los habitantes de Nueva Inglaterra, acostado en el tablado donde se juzgó a Ester, quien lo retuvo en sus brazos cuando la luz se encendió al final del camino.

Esta obra recrea el ambiente más o menos puritano de aquellos primeros años del siglo XIX. Algunos críticos la ubican dentro del llamado Romanticismo oscuro, movimiento en el que el más alto pedestal es ocupado por Edgar Allan Poe.

Después de la lectura de esta novela quisiera agregar como me siento en este 14 de febrero: Y ahora así ando, soltero y creyendo que sé mucho de mujeres porque no me he casado. Nutro la belleza de la cara de M cuando me contamino con estas lecturas. Yo sé que no soy su único problema, pero mientras ella llora yo la recuerdo, haciendo de ese tipo de pensamientos una función intelectual que me conduce a una dificultad.

México lindo y querido

Estándar

CARTEL MÉXICO LINDO Y QUERIDOExponer criterios es un desafío con el que se intenta arropar de ideas a la época en que se escriben. Latinoamérica intenta validar su experiencia enrumbándose hacia un futuro próspero y sostenible. Es necesario conocer lo que sucede en cada país al sur del Río Bravo para poder contar la actualidad histórica en que vivimos los latinoamericanos. Utilizaré estas justificaciones para exponer la realidad en que vive el hermano país de México.

Quizás ya algún economista ha calculado cuánto ha impactado el neoliberalismo en el México actual. Esto no lo puedo explicar, pero desde mi perspectiva puedo mencionar cuál es la situación de ese país en el contexto latinoamericano, aunque todavía me falta mucho para abarcar la totalidad de la realidad política y social de ese país, pues ese análisis requiere una mayor atención y una explicación más coherente sobre los supuestos y los sucesos de la actualidad.

México vive una descomposición social muy grande. Le caracteriza una crisis múltiple que abarca desde la alimentación hasta la economía y la política. Se ha comportado como la terraza de los Estados Unidos. Sin embargo, ese país necesita mirar más al sur, porque mirando al norte no le ha ido bien.

El 25 de noviembre de 2013, al espacio Mesa Redonda Internacional de la multinacional cadena televisiva Telesur, fue invitado Alberto Anaya, Presidente Nacional del Partido del Trabajo en México. Allí fue interrogado por el periodista Raúl Garcés sobre la crisis que vive ese país.

Anaya comentó que en México no se vive la crisis financiera que existe en Europa, pero no niega que existe una crisis productiva en los servicios y en las atenciones sociales, que genera desempleos, pues el sector industrial no está preparado para absorber toda la mano de obra disponible que existe entre la juventud mexicana. Las oportunidades de empleo en ese país parecen no ser abundantes. La oportunidad para un futuro mejor es negada. Ocho millones de jóvenes permanecen sin estudiar ni trabajar, situación que los vuelve vulnerables a ser reclutados por el crimen organizado.

Además, México hoy vive el surgimiento de una violencia por encima de los promedios latinoamericanos producto del descontento de la población. Han disminuido los gastos públicos lo que ha permitido la aparición de bandas criminales que provocan incertidumbre en la población. Muchas regiones de ese país son gobernadas por el narcotráfico. Enrique Peña Nieto, el actual mandatario de ese país, no ha podido contra tanto dinero y poder en manos sucias. No es para menos porque le pudiera suceder lo mismo que a la Colombia de los años noventa. Y a muchos sectores económicos mexicanos eso no les convendría.

La crisis que ha generado el neoliberalismo en ese país tiene como resultado que el 50 % de la población mexicana hoy viva en situación de pobreza, de ellos al menos el 28% vive en condiciones de pobreza extrema (11,7 millones de mexicanos viven en la pobreza).

¿Qué hacer para cambiar esa situación? ¿Dónde quedaron movimientos como yo soy el 132? ¿Dónde está ubicada la izquierda en ese país? Los movimientos y las organizaciones políticas de ese país se mantienen en constante oleaje. Alberto Anaya cree que para detener la violencia lo mejor es cambiar hacia un modelo que permita mayor crecimiento económico y mejor desarrollo social. En esa perspectiva las derechas hacen poco, sin embargo las izquierdas trabajan unificadas para que en el 2018 puedan llegar fortalecidas a ser Gobierno. Esto tampoco puedo determinarlo como una verdad suprema. Puede que hayan hechos que hablen más que las palabras.

La violencia en México es tan grande que sobrepasa fronteras. Y ha llegado hasta a los jóvenes universitarios de ese país. Yo que soy un recién graduado cubano entiendo que la violencia genere violencia, pero también sé que el pensamiento frío y racional que caracteriza a los seres inteligentes es más fuerte que las amenazas y la violencia de unos cuantos.

Hace un par de años, leí con mucha pasión Visión de los vencidos. Lo que los indios mexicanos sufrieron fue un gran engaño. Ellos eran muy inocentes. Creyeron en dioses vestidos de metal. Entre ellos se cortaron cientos de cabezas para llamar al agua de la lluvia. Tradición que hoy parece querer conservarse.

México es el centro mundial del origen del maíz. Y su historia está llena de momentos relacionados con esa planta. Ese país y muchos otros países de Latinoamérica pierden su soberanía alimentaria producto de las intervenciones de las multinacionales en las formas tradicionales de agricultura y presentando como una alternativa eficaz a los alimentos genéticamente modificados. Hoy México sufre una invasión en su mercado y en su agronomía que le muestra a los alimentos transgénicos como los alimentos del futuro, cuando no son más que basura química envuelta en plástico.

La pacha mama mexicana está en peligro. Dios no está listo para salvar a los mexicanos si ellos mismos no están dispuestos a abandonar tanta violencia y a centrarse en salvarse de la crisis múltiple que hoy ahoga a ese país.

América Latina tiene todos los recursos para ser la región más prospera del mundo. Sin embargo, sique siendo pobre y mísera. Los jefes de estado que nacen de las revoluciones y de los movimientos de los pueblos, alertan constantemente de este problema. Pero hay muchos habitantes que todavía se dejan engañar por un sueño, por una realidad efímera como la luz de una vela, porque así son los impulsos de la derecha: una luz de vela en medio del alumbrado estadio de la Revolución y hay quien se deslumbra con esa llamita. ¿Por qué? Porque el discurso de la derecha latinoamericana es el más vacío de todos los discursos de las derechas del mundo y esos que se deslumbran con ese discurso son los más vacíos cerebros del mundo, porque están vacíos de conocimiento.

Hace varios días se cumplió un año de la reforma educativa mexicana. La pasada semana México denunció la violencia hacia sus mujeres. Y todavía conozco a más de una cubana que se deja ilusionar por los machos mexicanos. Pero, ¿qué han hecho los mexicanos por sus mujeres? Llorarlas en canciones.

Nuestras mujeres se escapan detrás del sueño que les prometen las novelas, porque en Cuba también tenemos muchos cerebros vacíos de conocimiento. El machismo es un fantasma que todavía corre desenfrenadamente entre el Río Bravo y la Patagonia. Todavía hay hombre que se creen dueños del cuerpo de las mujeres. A pesar de todas las alertas que se han dado, las sociedades latinoamericanas son hoy cada vez más sexistas.

Pero no solo noticias malas he encontrado sobre ese país. Elena Poniatowska se acaba de convertir en la primera mexicana en recibir el Premio Cervantes 2013. Esta ejemplar periodista ha experimentado con diversos géneros literarios para describir el siglo XX desde una proyección internacional e integradora. En declaraciones afirmó que el premio es un reconocimiento para todas las mujeres latinoamericanas que siempre tratan de hacer algo más, pero el día no les parece suficientemente largo. Esta autora es una fiel defensora del periodismo como profesión, pues en esa escuela de vida aprendió a escuchar y a retener.

Siento que escribir sobre la situación actual del México que estimo y de la Cuba que amo es la misión de este periodista. Las circunstancias en las que realizo mi función a veces no me permiten tratar estos temas con la extensión y el cuidado que merecen, pero he sabido darle vida y rapidez a mis dedos y a mis manos para escribir estos sentires.

De México me quedaría con Alfonso Reyes y su minúscula Grecia que a manera de Breviarios presentó el Fondo de Cultura Económica; con sus cantantes: Julio Alfredo Martínez, Juan Gabriel, Jorge Negrete, Agustín Lara o Maná; de sus pintores con Frida Khalo y Diego Rivera o con un tocayo muralista que tengo por allá; me quedo con los dioses de la era precolombina, con las construcciones de aquellos mal llamados “indígenas”, un poco más civilizados que los vagos españoles que los “descubrieron”; escogería a Carlos Fuentes, a Juan José Arreola, al romántico Salvador Díaz de Mirón, o a la Poniatowska. Y si llegara a visitar ese país un día, no dejaría de asomarme a la casa del Gabo, como un espía en busca del secreto del realismo mágico latinoamericano. Aunque para esa búsqueda debería empezar por mi propio país primero.

Me quedo con ustedes, aquellos mexicanos que todavía seguirán mi blog, y no me condenarán por lo que escribo. Todo lo dicho es producto del momento histórico, y de pesares que los lectores mexicanos nunca entenderán. Salven a su país, salvemos a Latinoamérica. Conozco a mi Cuba, por eso la defiendo y hablo lindo de ella. Amigos, ustedes se conocen mejor que yo, háblenme del México lindo y querido que siempre me sedujo y que no es el que me convida a expresarme como en unos párrafos atrás.