La Vida

Estándar

Antes las divergencias de la maldita vida estuve. De frente me encontré ante ellas con fuerza pero sin ganas. Me faltó otra botella. ¿O me faltaron las ganas? Es imposible escribir dentro de los márgenes de la formalidad. Uno siempre quiere ofrecer los mejores valores, pero la vida le enseña más que eso.

Anuncios