Notas (I)

Estándar

Cada día huyo más de las fastuosidades. Cada vez me acerco más a una realidad alternativa que no proponen los medios de comunicación nacionales. Evito ser súbdito del noticiero nacional de televisión y del oficialismo. Pero, se me ha hecho difícil escribir sin ser criticado, y la moda que impone la farándula cubana no la paga mi salario de militante. Aunque esa moda que imponen en las esquinas más visitadas de mi ciudad a mi no me interesa mucho.

Hace poco hablaba con un compañero de ejercicios y me contó que el día anterior a nuestra conversación se había comprado una muda de ropa en 170 cuc. El chino es “tocador de la tela” y no le gusta decaer. pagó 100 por los tenis Nike, 40 por el “bala ripiao” y “30 por una lima de mezclilla”.

Para mi, y para mis amigos vivir es caminar por la cuerda floja, cuando debería ser correr y correr para sentir cada vez con más fuerza el viento en el rostro.

Sin embargo, siento que no todo será naufragio y desesperanza. Ahí está el futuro que trae sorpresas. Aunque creo que las sorpresas son como las espinas en la rosa. El destino juega con los hombres como lo hace el viento con el polvo. Y esa ventisca a veces queremos quemarla demasiado rápido y nos abrazamos defendiendo un criterio cuando el fuego se extingue por fin, y como dijo el poeta, somos menos que una lágrima en el rostro del tiempo. Todo ha sido un juego. Y, aunque aprendamos a coger las cosas en serio, a los hombres de principios el fuego se nos extingue y no podemos respirar con libertad.

La naturaleza, templo universal

Estándar

Por Manuel Alejandro Hernández Barrios

manuel@artemsiadiario.cu

La naturaleza, templo universal, alberga la vida como un eterno presente. A veces uno camina por ella sin admirar ese coloreado tapiz, y la ensucia, y tira un papelito o el envoltorio del caramelo o la lata, porque hay ruidos que llaman la atención.

En Artemisa el rojo de las llanuras contrasta con el verde de las montañas en una matriz agroecológica conformada por espacios para el cultivo y la ganadería y por áreas dedicadas a la protección del medio ambiente y a todas las especies de animales y plantas que lo conformen.

Desde 1985 la Reserva de la Biosfera Sierra del Rosario se encarga de la conservación y la gestión ambiental de 25 mil hectáreas de bosques tropicales y semideciduos al norte de esta provincia. Ese espacio es administrado por los especialistas de la Estación Ecológica radicada en las afueras de la Comunidad Las Terrazas, desde donde se realizan proyectos de investigación que indagan en los aspectos de la interacción naturaleza-comunidad y su vinculación con el turismo, descubriendo en esa coexistencia una relación sostenible.

La Estación desarrolla estudios y monitoreos de la biodiversidad y su medio ambiente en el territorio. Ha realizado el inventario de la flora y la fauna de la Reserva, y es la institución rectora de la conservación y cuidado al medio ambiente. Además, sus especialistas realizan estudios de impacto ambiental y actúan como vanguardias de la educación y divulgación ambiental.

Esta Área Protegida de Recursos Manejados abarca los municipios de Artemisa, Candelaria, Bahía Honda y Mariel y es administrada por una Junta de Administración. En ella habitan el llamado lagarto de río, especie exclusiva de la región; la que pudiera ser la rana más pequeña del mundo; más de una veintena de especies de aves endémicas de Cuba y otro centenar pueden ser observadas allí, por ello fue declarada además como Área Importante para la Conservación de las Aves (IBA).

Son los murciélagos los mamíferos con mayor número de especies en la Sierra del Rosario. También, aunque en escasas poblaciones, puede verse el venado y la jutía, ambos en veda permanente.

De las ocho comunidades distribuidas en la Reserva, la mayor y más original es el Complejo Las Terrazas, que aporta un agradable contraste insertada en el paisaje natural, con modernas viviendas de techos de tejas y ventanas que abren hacia el exterior. Los atractivos naturales y culturales se combinan allí de manera armónica, siendo éste un sitio donde mejor se puede ver una sostenible interacción hombre-naturaleza en Cuba.

DSC_114411141248_1590634624544048_2262943340330888918_n11329769_1590634467877397_9041806817355180487_n

 

Harold Bloom (Meditaciones sobre la lectura)

Estándar

Del libro “Donde se encuentra la sabiduría“, el capítulo dedicado a Shakespeare:

Leemos para reparar nuestra soledad, aunque cuanto mejor leemos más solitarios nos volvemos.

La razón más profunda para leer tiene que ser la búsqueda de la sabiduría.

La vida humana es algo que tiene más de sufrimiento que de dicha. (Siempre lo he dicho: La vida es con dolor, trae sorpresas, pero, no debe ser vivida con sufrimiento).

En literatura, la sabiduría no puede separarse de la representación del deseo.

Lear, Acto IV, escena 4: “Al nacer lloramos por haber venido a este gran teatro de locos” … “Nacimos llorando. La primera vez que olemos el aire gemimos y lloramos”.

Soneto 121: “Todo hombre es malo, y en su mal él es el rey” … “Será mejor ser malo que malestimado”.

 

Hombre o Mujer

Estándar

aseo-hombre-mujer_318-28658

Orión es una de las constelaciones más conocidas y más fáciles de distinguir en el cielo nocturno. Representa al cazador, el hombre de músculos y belleza, pero Orión está formada por estrellas, separadas por millones de años luz, a las que los astrofísicos llaman las siete hermanas: dos en los hombros, dos en los tobillos y tres en el famoso cinturón.

No es casualidad que una de las formaciones estelares más estudiadas desde la antigüedad esté conformada por una dualidad propia del género humano, la relación Hombre-Mujer.

Así como Orión, en la actualidad la cuestión de género es de las más provocadoras. Los insensatos miran con indiferencia el tratamiento de ese tema, y hay quiénes se preguntan “¿Qué me importa a mí eso?”.

Sucede que la humanidad entera ha sentido el poder que tiene uno u otro sexo, lo ha experimentado y hasta se ha comprobado que cuando ellos y ellas trabajan unidos las cosas pueden llegar a tener mejores y más eficaces resultados.

Es solo una cuestión de compresión y entendimiento. No basta con mencionar a doctoras y doctores, administradora o administrador, y tampoco con la utilización del símbolo arroba en los escritos: maestr@. Esto puede ser simple, un código adaptable al que podemos recurrir con facilismo.
Lo importante radica en la disposición con que lo asumamos, en la aceptación que le concedamos, en la caballerosidad con que lo admitamos.

La experiencia ayuda a confirmar que muchas veces ellas fueron más capaces. Marie Curie, Juana de Arco, Haydée Santamaría, son clásicos ejemplos. Más, en nuestros días, la mujer como figura pública ha pasado a ocupar certeros cargos, con juiciosas opiniones que nos ponen a pensar. Ángela Merkel conduce la locomotora alemana frente al tren europeo. Hillary Clinton da pasos agigantados para obtener la presidencia más influyente del mundo.

Si así van las cosas, ¿por qué algunos todavía se comportan como desdichados ilusos y machistas? Seamos realistas, que no es lo mismo a ser partidarios de consignas y modas. La diferencia genética entre unos y otras es de apenas una letra en el tapiz cromo-somático. La dicha o desdicha de ser íncubos o súcubos, X o Y, no determina.

Antes de desatar la lengua con discriminaciones, demos una mirada a nuestro alrededor. Conozco a más de una mujer que lejos de debilitar fortalece la organización del lugar en que se encuentra, o el cargo que ocupa. Basta con averiguar y reflexionar sobre el tema. Entonces, Hombre o Mujer, recoge los prejuicios, y medita.

Empoderamiento: machista vs. feminista

Estándar

La opinión es como esas miradas que uno se encuentra caminando por ahí, la vez, sientes la atracción, te da la espalda y luego no la vuelves a ver nunca más. Si mantienes la mirada, si te atreves, si le caes atrás a una idea, si insistes entonces tu opinión será valedera, y la sostendrás por mucho tiempo. Así son las relaciones interpersonales también, no basta con miradas y buenos días, como me dijo un amigo una vez: Tú y yo no podemos ser amigos, porque a los amigos hay que mantenerlos y tú no me llamas, ni siquiera contestas el teléfono, ¿qué pasa contigo?

Pero, este no será un comentario sobre si soy o no buen amigo. Sucede que como siempre que escribo, tengo una opinión. Esta vez sobre la igualdad de género y el empoderamiento de la mujer.

Hace unos días, en la ONU, Raúl Castro, Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros, ofreció un pequeño discurso sobre la actualidad de ese tema en Cuba. Como casi siempre, interrumpieron las transmisiones, ya que no tenemos un canal solo de noticias, toda Cuba vio el discurso y después de escucharlo, en casa entablamos un debate sobre lo dicho. Y parece que opiniones son las que nos sobran en casa.

La igualdad de género en Cuba es producto de la necesidad social. Es algo aprehendido por la desigualdad económica a la que ha estado sometida nuestro país después de tanto bloqueo.

El empoderamiento de la mujer ha sido un medidor de desarrollo favorable para nuestra sociedad, y según las cifras nos ubicamos entre los primeros países del mundo en esas estadísticas.

Sucede que el hombre cubano ha abandonado la vida pública y el estudio para entregarse a formas de vida más fructíferas y en ocasiones más desgastadoras también.

El emprendedor es el habitante de una sub-sociedad que no aparece en los periódicos, ni en el Noticiero Nacional de Televisión. En Cuba tenemos el término “luchador” para designar a los personajes arquetípicos de una nueva visión modernizadora y quizás auto-explotadora. Estos antihéroes son, -¿por casualidad?, en su mayoría hombres, los cuales dejan huecos en la vida pública, agujeros en el orden interior, los cuales son ocupados por el magnífico papel que realizan las mujeres cuando se les asigna una tarea. No vean ni una pizca de ironía en lo expresado. Ejemplos todos podemos contar, ya que es una realidad el hecho de que la mitad de la dirección estratégica del país esté en manos de las cubanas.

El hombre cubano ya no aparece en los medios de comunicación como protagonista de su centro, ni como héroe del trabajo. Ahora ese individuo gasta su tiempo en las paradójicas reuniones de esquina, traducida sería en la eufemística lucha del día a día. Acusadme de machista sería un facilismo del lector, pues ese tíviri-távara del cubano es propio del choteo de los humanos que en Cuba coexistimos: somos vagos por tradición. Y como la modernidad se impone, ahora tenemos más justificaciones para ser más vagos todavía. Estos tiempos hacen que las concepciones de José Antonio Saco, Jorge Mañach y Máximo Gómez formen parte de la complejización social en que vivimos, en la cual cabe todo y en donde todos somos protagonistas de nuestra propia necesidad.

De esa oscura necesidad de ser vago por defecto y machista por concepto sale el hombre nuevo cubano, ahora más débil, más corrompido, más individualista, más encerrado, más pícaro. Se sobrevive en un pantano de cocodrilos y las garzas hembras miran desde la orilla.

El hombre cubano es el héroe de la “luchita”, que es de dónde saca el diario. La mujer cubana es la heroína, la cara pública que engrandece los logros sociales de nuestra Revolución. Ella ha sabido asumir, a la misma vez, las tareas socio-políticas y familiares que quizás la historia le impuso.

Ven, pasa, sentémonos

Ilustración de Denys San Jorge
Estándar
Ilustración de Denys San Jorge

Ilustración de Denys San Jorge

Por Manuel Alejandro Hernández Barrios

manu.hdez32@gmail.com

 

“Hablémonos, eso es de hombres: al comienzo
fue el diálogo. Déjame defenderte
cuando asome el chacal de turno, déjame estar ahí. Y si no lo
quieres,
oye, compadre, olvida tanta crisis barata. Empecemos de nuevo,
di lo tuyo, aquí estoy, aquí te espero; toma, fuma conmigo,
largo es el día, el humo ahuyenta los mosquitos. Sabes,
nunca estuve tan cerca
como ahora, de lejos, contra viento y marea. El día nace”.

Julio Cortázar, Policrítica en la hora de los chacales, 1971

 

Cuba y Estados Unidos acaban de reestablecer relaciones diplomáticas. Han pasado 54 años de silencio protocolar. El cambio trae como consecuencia una visión esperanzadora en las sociedades cubana y norteamericana. Sin embargo, como todo proceso, puede ser revertido.

Cuba siempre ha defendido en la arena internacional su derecho a la libre determinación, es decir, a pensar el país por nosotros mismos.

Estados Unidos representa una nación conformada por colectividades, pequeñas naciones fundidas en un sistema industrializado, en el que los inmigrantes juegan un papel fundamental. La defensa de su sistema político y económico ha sido justificación para intervenciones militares, sanciones y multas económicas a otros sistemas con los cuales no tiene nada que ver.

En cambio, Cuba es criolla, producto del manido ajiaco histórico que conforma nuestra nacionalidad. Sufre el bloqueo (embargo) económico más abarcador que ha existido. El pueblo cubano lo ha resistido por determinación.

La diferencia entre ambas naciones no reside en la concepción del hombre, sino del sistema y de la economía que administra el hombre.

Desde este instante la nación del norte enviará solemnes ejércitos de hombres que prometerán una vida nueva. Recordemos que Radio y TV Martí son intentos frustrados, pero legales. Ahora sendos diplomáticos se regirán por la Convención de Viena, es decir, sus libertades dentro del territorio aumentan. Ahora se podrán mover con más libertad y la comunicación puede ser más directa y sin intermediarios, ni permisos.

Comenzará otra vida de la que muchos no sabemos nada, solo por referencias históricas. Llegarán propuestas palpitantes, comenzará la batalla ideológica más dura que haya tenido nuestra nación.

Ilustración: Ángel Boligán

Ilustración: Ángel Boligán

Seremos libres si seguimos pensando y sintiendo como cubanos. No debemos dejar arrebatarnos todos los días de historia, todas las horas de batallas, todos los minutos de gloria que ha tenido esta nación.

Ahora la calma será para los débiles, los nervios un escudo, el pensamiento un arma, los sentimientos la idea.

Otro Bush quiere dictarnos sentencia en su carrera por obtener la presidencia de Estados Unidos. Marco Rubio amenaza con derogar todo lo que ha cambiado, y puede seguir cambiando, el actual presidente Barack Obama. Otra Clinton, con una visión más esperanzadora, igual querrá hacernos pensar y sentir de otra forma. Bob Menéndez quiere revertir lo que parece un hecho.

Más de una vez antes del 17-D las banderas de Cuba y Estados Unidos han estado unidas. Hasta la comunidad Las Terrazas llegó en 2002 el expresidente Jimmy Carter (1977-1981), siendo el primer ex mandatario estadounidense que viajó hasta la isla desde la Revolución en 1959. También fue el único que durante su gobierno realizó diferentes acciones de acercamiento con la isla.

Aunque se cuenta que el primer intento secreto para negociar la normalización de relaciones entre Cuba y Estados Unidos, sucedió en el hotel Pierre, donde se sostuvo la primera reunión secreta para negociar la normalización de la relación bilateral el 9 de julio de 1975, bajo la presidencia de Gerald Ford.

El mundo de los demás no es el nuestro, no es el mismo, dijo Serrat en una de sus canciones.

Ofrecemos la mano, la silla y la antesala. Pero que entren desarmados y que todas las puertas y ventanas permanezcan abiertas.

La desorientación como exceso

Estándar

desorientacion_1“Estoy completamente desorientado, soy todo lo que está completamente desorientado, así se lamenta el hombre moderno”.

Comenta Friedrich Nietzsche en el primer párrafo de una de sus obras más conocidas, “el Anticristo”. Este filósofo alemán fue malinterpretado por los racistas nazis, lo cual provocó un Holocausto llamado Segunda Guerra Mundial. Hoy sigue siendo desentendido. Tanto así, que su obra es mencionada pero no conocida, incluso en altas esferas de la cultura (-quizás por prudencia). Continuar leyendo