El hombre de Fidel

Estándar

Por Manuel Alejandro Hernández Barrios (manu.hdez32@gmail.com)

“Cuando hay hombres sin decoro, hay otros q llevan en si el decoro de muchos hombres”.

José Martí

El héroe de la República de Cuba Ramón Labañino Salazar llegó durante aquella media mañana calurosa al teatro de la Universidad Mártires de Artemisa como vicepresidente de la Asociación Nacional de Economistas y Contadores (ANEC) a realizar un intercambio prometido con los estudiantes de esa institución.

Llegó saludando alumnos como a viejos conocidos. Sonriendo de emoción, visualizándolo todo. Confundido entre la multitud, se disfrazó de juventud a pesar del cansancio acumulado por 15 años de aguda prisión en “Tierra Sangrienta”, que es como se le conoce a la prisión donde estuvo. Las leves dolencias que no puede ocultar todavía no lo alejan del contacto directo y se entremezcla con todos y con todo. Continuar leyendo

Anuncios

El municipio, centro de la sostenibilidad

Estándar

image002“Ésa es raíz y ésa es la sal de la libertad: el municipio”

José Martí

En la facultad de Comunicación de la Universidad de La Habana se realizó durante los días 13 y 14 de octubre el Primer Seminario Taller nacional sobre Comunicación para el desarrollo dentro del marco estratégico de la Plataforma Articulada para el Desarrollo Territorial (PADIT).

Cuatro provincias cubanas Holguín, Cienfuegos, Artemisa y Pinar del Río se benefician con las iniciativas que lleva a cabo el programa de PADIT en apoyo a prioridades nacionales y locales, donde se refuerza el papel de los gobiernos y los actores de las comunidades.

Durante este primer encuentro se realizó un seminario teórico para explicar en qué consiste la comunicación para el desarrollo y su importancia para el progreso sostenible en los territorios locales.

Matilde Fresa, coordinadora de PADIT, llamó la atención sobre la necesidad de la participación de los actores locales en la toma de decisiones y el impulso de los programas comunitarios para el mantenimiento de tradiciones y productos que fortalezcan la identidad y hagan más atractivo el lugar donde habitan.

Por su parte, Raúl Garcés Corra, decano de la mencionada facultad analizó el papel de este nuevo tipo de comunicación política en la actualidad y dentro del contexto de la plataforma. Asegura que no comunicamos políticamente bien, pero se van dando algunos pasos, aunque sigue siendo trabajoso poner a los funcionarios de la administración pública a dar la cara, lo cual sucede con más frecuencia en el sector empresarial. Además, importa que los jóvenes participen y se sientan útiles en la toma de decisiones y en el mejoramiento de la sociedad.

Luego de las aproximaciones teórico-metodológicas se ofreció un panel sobre experiencias prácticas de gestión de la comunicación y la información presentes en Cuba, donde los asistentes intercambiaron con protagonistas del avance socio-económico de algunas comunidades y algunos ejemplos sobre la importancia de la convivencia con el Medio Ambiente para lograr la sustentabilidad alimenticia y la conservación del entorno.

Algunos ejemplos fueron el trabajo del Centro de Desarrollo Local y Comunitario (CEDEL), el Proyecto de Innovación Agrícola Local (PIAL) y la Plataforma Infocomunicacional para la Gestión del Desarrollo Participativo en Centro Habana, la cual fue presentada por el profesor Fidel Alejandro Rodríguez como una muestra posible de la administración de un tipo de gobierno electrónico en Cuba.

La generalización y transferencia de conocimientos actualizados sobre las necesidad comunicativas y de desarrollo del país propician que los especialistas artemiseños del Grupo de Comunicación de PADIT aporten a su provincia la posibilidad de generar y fortalecer iniciativas que propicien la sostenibilidad política, económica y social que necesita el poder territorial, siempre bajo el precepto de “actuar local, pensar global”.

image003 page_1

Café

Estándar

Mantengo una costumbre que no sé cómo llegué a obtener. Quizás fue en las mañanas de verano en el cuarto de mi abuela Ofelia, o en la mesa de carpintero de mi abuelo desconocido. Un vicio aprendido me levanta todos los días a las seis de la mañana. Mientras escribo lo huelo y su sabor acompaña mis mejores conversaciones. Debería existir un ritual para esa adicción universal.

Café, noble bebida que según el apóstol Martí “mantiene un misterioso comercio con el alma”. Degustado por devotos y ateos en cientos de formas. Inspiración de poetas, misa de novelistas, personaje de dramaturgos.

Degustarlo es el momento más espiritual de mi día. Es la esencia que aviva mi cuerpo.

El café cubano, ese que por las mañanas cuela una cafetera italiana, es carretero, montañés, fuerte o mulato; no es expreso, es amargo. Es la primera cortesía que se recibe durante las visitas. Su pariente más cercano, el té, se restringe a espacios más íntimos o selectivos.

Cafetera italiana o Moka

Cafetera italiana o Moka

Recuerdo cuando recogíamos café en las lomas de Pico prieto. Olíamos la fragancia de las blancas flores, de los frutos amarillos o rojos, o masticábamos las semillas para vivificar al cuerpo –algo tan sabio como aquello que dicta: “a falta de pan, casabe”.

Allí permanecíamos desde antes de salir el sol hasta las tres de la tarde seleccionando cafetos debajo de la humedad, con una camisa de mangas largas y algunas santanillas en el cuello. En las montañas de la Sierra del Rosario se cultiva, entre muchas otras, las variedades caturra y Moka. Mientras recolectábamos los cafetos, escuchábamos las historias de un mulato barbudo con acento oriental. Onelio Cardoso debió conocerlo. Nos contó que una vez se puso a afilar su hacha, sentado en un tronco, y cuando terminó, notó que estaba en otro lugar del monte; resultó que el tronco era un majá. Se asustó tanto que la emprendió a hachazos contra el reptil pero el hacha se amelló y el cabo se partió y tuvo que salir corriendo. En aquellos inmensos cafetales conocimos de un lagarto que se comía los dedos de los recolectores y hasta a mí se me ocurrió inventar que una vez vi pararse en dos patas a un ratón de 12 pulgadas y media, sin cola.

Eran los efectos de la montaña, la altura y el café. El mundo se volvía una cosa simple y la imaginación levitaba. Teníamos 13 años. Cosas que suceden cuando el café se mezcla con los ácidos del estómago. Por ejemplo, según el imaginario popular cubano, se considera que la borra del café puesta en los pies afloja el pecho. Así lo cuenta Argelio Santiesteban en su libro Uno y el mismo.

En otro libro, El monte, Lydia Cabrera recoge como testimonio que “el café es un consuelo y una necesidad que Dios le dio a los pobres. Se puede dejar de comer, pero no se puede dejar de tomar café”… “Sin café la vida no sirve”… “Es la medicina del corazón y del estómago. Lo que le da calor”. Y también nos alerta que no debe tomarse en todas partes.

Quizás el más famoso sea el italiano, el más tradicional el turco, el más mezclado el cubano, el más antiguo el árabe, o el más aguado el americano de los Starbucks. Existen cientos de recetas y miles de años de historia legitiman lo que significa tomarlo, degustarlo, ya sea sentado en el occidente, o de pie en el oriente. Como es deseado en todo el mundo, se han dicho de él millones de palabras.

Solo queda permanecer inmóvil ante el recipiente, piensa en cada detalle de lo que he dicho y lo que has oído además. Pruébalo, aunque sea la primera vez. No pienses en nada. Disfruta cada detalle de lo que ocurre.

moka_797064

Beneficios del Café:

  • Antidepresivo
  • Reduce el riesgo de sufrir diabetes Tipo 2
  • Antioxidante
  • Reduce el riesgo de las piedras en la vesícula
  • Reduce el riesgo de la cirrosis hepática
  • Reduce la posibilidad de la pérdida de la memoria con la edad

Infografia-consumo-cafe_LRZIMA20120526_0038_11

Elocuentes sonrisas para abrir los cielos

Estándar

Toda la esperanza del mundo cabe en el corazón de un niño. A ellos estuvo dedicado el espectáculo dominical realizado en el parque Libertad de la capital provincial.

Cada tercer domingo de julio, en Cuba, se celebra el día de esas personitas que cuando ríen se abren los cielos, como diría el apóstol José Martí.

Aquella mañana, un cuarteto de payasos, del grupo de teatro Máscara de Luna, se encargó de amenizar la fiesta y con sus locuras caricaturescas formaron un batallón de “narices rojas” en el público que cantó, bailó y participó de elocuentes ocurrencias.

Imagen 688Por su parte, el experimentado payaso Chepín atrajo la atención de grandes y pequeños con trucos de magia, dicharachos y atrevimientos. Los niños se juntaban porque aquello les hacía algún bien. Una alegría transmisible de naturaleza exquisita como el cake repartido, y bulliciosa también, cuando se rompieron las piñatas.

Así se demostró que en Artemisa tenemos niños expresivos, participantes y socializadores. Cada día nos impresionamos más con sus inteligentes respuestas, o con sus lógicas expresiones. Entonces, experimentamos conmociones que nos recuerdan que lo importante es que los niños quieran saber, jugar, cantar, en fin que sean felices.

Celebraciones como la del pasado domingo propician un futuro hermoso.

Deuda (Periodismo cubano ante lo que se avecina) (+Animal patriótico)

Estándar

journalist_mugEl periodismo cubano está en deuda con el periodismo realizado por José Martí y sus contemporáneos. Nos vanagloriamos de ser martianos y creamos el día de la prensa cubana en homenaje a la creación del periódico Patria. Pero el mismo periodismo humano que se hacía en el siglo XIX, es el que hoy no se hace en Cuba. Los periodistas cubanos de la actualidad no están escribiendo la historia actual de nuestra nación. Eusebio Leal alertaba hace poco que la historia de Cuba está por reescribirse. De acuerdo. Nos molestábamos con Alfredo Guevara cuando nos echó en cara que debíamos ser más periodistas. Continuar leyendo

Adonis de la Revolución (“La imagen que yo quiero”)

Estándar
Nelson Domínguez

Nelson Domínguez

El paso de Nelson Domínguez por Artemisa puede ser adjetivado como un “soberbio acontecimiento cultural”. Parece una broma por el entrecomillado. Sin embargo, no lo fue. Me costó un par de zapatos lustrados, camisa planchada, cámara, lapicero y unas hojas para notas. El mediodía era húmedo y sudaba antes de la llegada del artista que había visto solo por televisión, en periódicos o en internet. Una proliferación de fotos y las ganas de correr sobre el teclado después de conversar unos cinco minutos con él fueron el resultado. Continuar leyendo