-“Un abrazo de buenas noches”

Estándar

-“Un abrazo de buenas noches”

Y, después me deseaba soñar con metales preciosos o relacionar mis sueños con cosas que brillan. No recuerdo muy bien. Se que leía y llegó ese mensaje con metáforas químicas y filosóficas confesiones. Interpretando sus palabras me dormí. No quería pensar en nada más que en ella. Me había puesto en una situación difícil, porque no conozco nada acerca de minería de los sueños.

Me faltaba ese abrazo, pero tenía el recuerdo de sus conversaciones. A veces la he olvidado, por poco tiempo, quizás por mucho, pero siempre de una u otra manera vuelve a mi mente. A veces tengo ganas de encontrarla, así, como si fuera una casualidad. Sería para actualizar nuestras vidas cotidianas, hablar de ella, de mi, de nuestro Medio Ambiente, saber si de repente han cambiado sus reflexiones de vida.

Las madrugadas están hechas para pensarte.

madrug.jpg-721667

25 años… no sabe olvidar

Estándar

chica-en-el-balcon-mirando-la-luna_thumb[3]Tiene 25 años. Anoche soñó, hoy las furias no la dejan. Es una muchacha común, con recuerdos comunes, con un nombre circunstancial. Sabe de amor pero no de decisiones. Para ella cada historia empieza antes, aunque no lo recuerde.

Era de madrugada. Salió al balcón a fumar. Desnuda. Pezones en atención y clítoris seco. No sabe qué hacer. Tiene la memoria llena y 108 nudos en el cerebro. Recuerda las dos tazas de café en el mostrador de la chocolatera de la calle 50. Aquella tarde llovía y ella salió con él porque en su trabajo no había café. Se mojaron mucho. Ella quería tomar café, o estar sola con él donde no los conocieran. Días antes, debajo de un árbol de mango, él le dijo: “Tú y yo podemos ser felices toda la vida”. En su mente ella le respondió: “Desaparece por mil años para que pueda olvidarte, pero no te alejes nunca de mi lado”. Continuar leyendo