La felicidad como símbolo

Estándar

Por Manuel Alejandro Hernández Barrios (manu.hdez32@gmail.com)

Escuchaba a Tom Waits, un músico bien atrevido, en el mismo momento en que leía una entrevista realizada por la agencia EFE a la cantante Omara Portuondo, donde declaraba sentirse “un símbolo de Cuba”. Tom Waits canta sonoridades propias del sur de los Estados Unidos; Omara, es conocida como “la novia del feeling”.

Ambos son símbolos por su música. Cierto es que Omara, Chucho, Eliades, Compay, Ferrer, el Buena Vista Social Club completo son embajadores de la cultura cubana. Ellos han internacionalizado nuestra música por todo el mundo. La verdadera música cubana. Continuar leyendo

Anuncios

Matrimonio o convivencia: cuestión de conveniencia

Estándar

Por Manuel Alejandro Hernández Barrios

manu.hdez32@gmail.com

En el sentido más lúdico de la palabra el matrimonio tiene una de las claves del éxito en aplicar la técnica del rompecabezas: saber acoplar las imperfecciones de ambos de manera tal que tejan un tapiz hermoso.

La tendencia hacia la convivencia no formalizada aumenta y según datos de la ONEI la tasa de divorcialidad en el país aumenta desde fines delos ochenta. Sin embargo, el matrimonio, como vínculo amoroso entre dos personas sobre la base de la aceptación y el común acuerdo, persiste.

Muchos, como el escritor Senel Paz, mantienen la esperanza convencidos de que si se aspira a una vida feliz, plena en lo personal y útil en lo social, se debe antes de dar el primer paso, fijar novia y amigos.

Carmen y Esteban, María y Rolando, cumplieran 50 años de casados. La celebración de ambas bodas de oro ha sido sencilla. Una comida familiar y quizás un ramo de flores bastaron para renovar sus votos para siempre.

En la actualidad, la imagen de que solo a través del matrimonio formalizado puede encontrarse el tipo de relación ideal ha sido superada. Los presupuestos bajo los que se forman las uniones consensuadas solo son producto de los tiempos que corren. Vivir en común bajo presupuestos amorosos sin necesidad de legalizar la unión no es efímera moda, más bien es un acuerdo que depende las condiciones económico-sociales propias de la posmodernidad. Incluso hasta la convivencia monógama deja de ser cuestionada, aunque muchos todavía no la aplaudan.

¿Cuestión económica o social?

No todos tienen la posibilidad de realizar una ceremonia nupcial. Lisandra y Yasmany firmaron papeles matrimoniales para legalizar su relación amorosa. Ella emocionada comenta que “cuando uno da un paso tan importante como casarse desea que sea para toda la vida”.

Ambos recuerdan que su aventura romántica costó más de 400 cuc, de ellos más de 200 en fotos, el resto en trajes, cakes y transporte. Por otra parte, la luna de miel conllevó gastos de más de 300 cuc por dos noches en un hotel cuatro estrellas en la capital cubana.

Otros se casan más para la facilitación de ciertos trámites legales que para consumar un sentimiento.

Algunos como Jorge y Claudia, luego de cinco años de noviazgo formalizan su relación porque piensan tener hijos. Propio de estos tiempos también es el criterio de Samuel Cancio, “eso de estar uno al lado del otro debe ser muy aburrido, lo mejor es darnos nuestro espacio, la vida es muy complicada y uno tiende a enredarse”.

Otras valoraciones pueden estar asociadas a este tipo de criterios, ya sean la situación económica, habitacional o los proyectos personales.

La proposición “los tiempos cambian” quizás le dé la razón a Denys Barrabí, un joven sancristobalense, capaz de anhelar una boda por la Iglesia Católica, “por convicción, no por vivir un espectáculo como puede suceder”.

Su respuesta motivó la polémica entre no pocos: ¿ para qué casarse cuando la sociedad a escala mundial prioriza el placer sin compromisos?, ¿ cuántas pareja de jóvenes protagonizan un matrimonio prolongado?, ¿con qué dinero vamos a pasar la Luna de Miel?

Esas y otras interrogantes se apoderaron de la plática, mientras a la joven Yoamis Sena, le preocupa el hecho de que con el divorcio la manutención a los hijos es insuficiente, dados los bajos salarios y la crisis económica de los últimos tiempos. “No creo justa la protección de la Ley a la mujer”.

Margarita prefirió cierto anonimato al ocultar su apellido pero, ha estado casada durante dos décadas y apuesta por un entretejido de tres hilos: pasión, respeto y espiritualidad para mantener las “no poco pesadas cadenas de una relación”.

Difiere de muchos al considerar más difíciles los primeros años de la relación, “el amor no muere con el tiempo sino, evoluciona”.

El espectáculo en sociedad

Fotos y videos son propios de las sociedades del espectáculo. Vivimos en la era de las pantallas donde cada espectáculo puede inmortalizarse con un variado número de productos tecnológicos.

Pero, como una imagen dice más que mil palabras, la preocupación por las condiciones del lugar y el brillo de las imágenes puede ser la causa de que la cola en el palacio de los matrimonios se haya acabado, como concluyó otro equipo de redacción en el diario Juventud Rebelde.

El estado constructivo de los palacios de matrimonio puede no ser el escenario ideal para celebrar las ceremonias, sin embargo, allí acuden no pocas parejas a legitimar su relación.

Así lo significan Elsa Isabel Ascensión Fuentes, registradora principal de Estado Civil en Artemisa; y María Nela Ulloa Gómez, notaria del municipio de San Cristóbal.

El número de matrimonios realizados en las salas de estas instalaciones decayeron de un año al otro, al menos en el palacio de la capital provincia. Pero, el mismo servicio aumentó en el servicio de notaria, el cual posibilita la firma del papeleo en otras instalaciones mediante la prestación de la figura notarial (Ver Tabla No.1).

María Nela Ulloa considera oportuno significar que debido al desconocimiento en la toma de decisiones, “abundan quienes piensan que solo el matrimonio confiere derechos a las partes, por ello optan por uniones consensuales, sin saber que el enlace matrimonial formal otorga derechos”.

Sobre ello, Elsa Isabel Asunción refiere que en el matrimonio formal ambos tienen los mismos derechos y añade que la unión no formalizada es común, ya que está admitida en la constitución cubana, además de que “el matrimonio es un problema personal, ha dejado de ser importante el papel”.

En fin, el amor está más centrado en elementos de la pasión o el interés que en el compromiso y la responsabilidad. La tendencia, ha dicho la doctora Patricia Arés, Presidenta de la sociedad de sicología de Cuba, es hacia una vertiente hedonista y conveniente del amor, en el que la cuestión fundamental es pasarla bien.

 

Tabla No.1

Cantidad de Matrimonios celebrados en el Palacio de la capital provincial
2014 2015
Registro Civil 430 307
Notaría 58 130
Sala Ceremonial 94 43

 

Matrimonio: rompecabezas

Por Elena Milián Salaberri

En el sentido más lúdico de la palabra el matrimonio tiene una de las claves del éxito en aplicar la técnica del rompecabezas: saber acoplar las imperfecciones de ambos de manera tal que tejan un tapiz hermoso.

Tal concepto subyace en conjeturas del sancristobalense Denys Barrabí, un joven capaz de anhelar su boda por la Iglesia Católica, “ por convicción, no por vivir un espectáculo como puede suceder”.

Abordado en público, su respuesta motivó la polémica entre no pocos: ¿ para qué casarse cuando la sociedad a escala mundial prioriza el placer sin compromisos?, ¿ cuántas pareja de jóvenes protagonizan un matrimonio prolongado?, ¿con qué dinero vamos a pasar la Luna de Miel?

Esas y otras interrogantes se apoderaron de la plática, mientras a la joven Yoamis Sena, le preocupa el hecho de que con el divorcio la manutención a los hijos es insuficiente, dados los bajos salarios y la crisis económica de los últimos tiempos. “ No creo justa la protección de la Ley a la mujer”.

Margarita prefirió cierto anonimato al ocultar su apellido pero, ha estado casada durante dos décadas y apuesta por un entretejido de tres hilos: pasión, respeto y espiritualidad para mantener las “ no poco pesadas cadenas de una relación”.

Difiere de muchos al considerar más difíciles los primeros años de la relación, “ el amor no muere con el tiempo sino, evoluciona”.

Por su parte, la notario María Nela Ulloa Gómez, consideró oportuno significar que el municipio de San Cristóbal posee Palacio de Matrimonios y si bien su estado constructivo no es el ideal para celebrar las ceremonias, allí acuden no pocas parejas a legitimar su relación.

“ Tanto el acto de casarse como el divorcio se han visto mediados- entre otros- por intereses migratorios con requerimientos de trámites en soltería; el extendido estigma de familias disfuncionales, también ha minado lo genuino de tales hechos.

“ Es oportuno significar el impacto del desconocimiento en la toma de decisiones, abundan quines piensan que solo el matrimonio confiere derechos a las partes; por ello optan por uniones consensuales, sin saber que este tipo de enlace también otorga derechos en caso de disolución de ese convenio tácito, lo cual ha de ser probado previo proceso de reconocimiento judicial de unión singular y estable”.

 

También puede verlo en: el artemiseño

Adaptarnos, es modernizar el pensamiento

Estándar

Portada_postindustrial_b

Reflexiono sobre el Periodismo otra vez. Y lo pongo con mayúsculas por el respeto que le tengo a mi profesión y a todos mis colegas. Me encontraba leyendo “Periodismo Postindustrial”, ese libro que se ha convertido en Biblia para mí. Era sábado de teorías, y ya estaba cansado de academicismos. El café ya me dolía en el estómago. Comencé a escribir lo que parecía un ensayo. Terminó siendo cuatro simples párrafos. Pero me gusta la idea de compartir mi opinión en el blog, algo que pocas veces practico, aun teniendo agendas cargadas de reflexiones. Mis anotaciones dicen:

Muchos de los actuales esfuerzos para provocar un cambio en el periodismo, o para fortalecer su presencia y su importancia, se ven forzados a la quietud y el enmudecimiento, se ven frustrados por el sistema de control.

La adaptación al presente es concebir el mundo con usuarios y no con lectores, oyentes o espectadores. El cual, ahora más que simple conectado, es también el editor de lo que él mismo consume.

Para adaptarnos a ese nuevo ecosistema ya es tarde. Ahora, solo queda aprovechar el acceso que tienen los individuos y compartir con ellos, contenidos en colectividad. Ahora, no podemos imponer la agenda, sino, más bien, acompañar al público en sus opiniones y hacerles saber el porqué de sus opiniones. También es tiempo de cambiar las estructuras de todas las organizaciones.

En Periodismo postindustrial:
“El periodismo expone la corrupción, llama la atención sobre la injusticia y hace que los políticos y las empresas respondan a sus promesas y obligaciones. Informa a los ciudadanos y organiza la opinión pública”.

Empoderamiento: machista vs. feminista

Estándar

La opinión es como esas miradas que uno se encuentra caminando por ahí, la vez, sientes la atracción, te da la espalda y luego no la vuelves a ver nunca más. Si mantienes la mirada, si te atreves, si le caes atrás a una idea, si insistes entonces tu opinión será valedera, y la sostendrás por mucho tiempo. Así son las relaciones interpersonales también, no basta con miradas y buenos días, como me dijo un amigo una vez: Tú y yo no podemos ser amigos, porque a los amigos hay que mantenerlos y tú no me llamas, ni siquiera contestas el teléfono, ¿qué pasa contigo?

Pero, este no será un comentario sobre si soy o no buen amigo. Sucede que como siempre que escribo, tengo una opinión. Esta vez sobre la igualdad de género y el empoderamiento de la mujer.

Hace unos días, en la ONU, Raúl Castro, Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros, ofreció un pequeño discurso sobre la actualidad de ese tema en Cuba. Como casi siempre, interrumpieron las transmisiones, ya que no tenemos un canal solo de noticias, toda Cuba vio el discurso y después de escucharlo, en casa entablamos un debate sobre lo dicho. Y parece que opiniones son las que nos sobran en casa.

La igualdad de género en Cuba es producto de la necesidad social. Es algo aprehendido por la desigualdad económica a la que ha estado sometida nuestro país después de tanto bloqueo.

El empoderamiento de la mujer ha sido un medidor de desarrollo favorable para nuestra sociedad, y según las cifras nos ubicamos entre los primeros países del mundo en esas estadísticas.

Sucede que el hombre cubano ha abandonado la vida pública y el estudio para entregarse a formas de vida más fructíferas y en ocasiones más desgastadoras también.

El emprendedor es el habitante de una sub-sociedad que no aparece en los periódicos, ni en el Noticiero Nacional de Televisión. En Cuba tenemos el término “luchador” para designar a los personajes arquetípicos de una nueva visión modernizadora y quizás auto-explotadora. Estos antihéroes son, -¿por casualidad?, en su mayoría hombres, los cuales dejan huecos en la vida pública, agujeros en el orden interior, los cuales son ocupados por el magnífico papel que realizan las mujeres cuando se les asigna una tarea. No vean ni una pizca de ironía en lo expresado. Ejemplos todos podemos contar, ya que es una realidad el hecho de que la mitad de la dirección estratégica del país esté en manos de las cubanas.

El hombre cubano ya no aparece en los medios de comunicación como protagonista de su centro, ni como héroe del trabajo. Ahora ese individuo gasta su tiempo en las paradójicas reuniones de esquina, traducida sería en la eufemística lucha del día a día. Acusadme de machista sería un facilismo del lector, pues ese tíviri-távara del cubano es propio del choteo de los humanos que en Cuba coexistimos: somos vagos por tradición. Y como la modernidad se impone, ahora tenemos más justificaciones para ser más vagos todavía. Estos tiempos hacen que las concepciones de José Antonio Saco, Jorge Mañach y Máximo Gómez formen parte de la complejización social en que vivimos, en la cual cabe todo y en donde todos somos protagonistas de nuestra propia necesidad.

De esa oscura necesidad de ser vago por defecto y machista por concepto sale el hombre nuevo cubano, ahora más débil, más corrompido, más individualista, más encerrado, más pícaro. Se sobrevive en un pantano de cocodrilos y las garzas hembras miran desde la orilla.

El hombre cubano es el héroe de la “luchita”, que es de dónde saca el diario. La mujer cubana es la heroína, la cara pública que engrandece los logros sociales de nuestra Revolución. Ella ha sabido asumir, a la misma vez, las tareas socio-políticas y familiares que quizás la historia le impuso.

Criticando(me) el criterio

Estándar

chiste

“…

Tienes razón Fidel: sólo en la brega hay derecho al
Descontento,
Sólo de adentro ha de salir la crítica, la búsqueda de fórmulas
Mejores,
Sí, pero de adentro es tan afuera a veces,

Acepto
La crítica de veras, la que viene de aquel que aguanta en el
timón,
de aquellos que pelean por una causa justa, allá o aquí, en lo
alto o en lo bajo,
y reconozco la torpeza de pretender saberlo todo desde un mero
escritorio
y busco humildemente la verdad en los hechos de ayer y de
mañana,”

Policrítica a la hora de los chacales, Julio Cortázar

 

“Ven y critícame”, canta Calle 13, pero que un crítico critique a otro es frecuente; que un crítico se critique a sí mismo, no tanto. Por su parte Séneca dijo: “Nunca hables bien de ti, no te creerán; ni mal, porque te creerán enseguida”.

En otros tiempos la crítica era la piedra de toque, generadora de comentarios, fuerza pública. Entiendo el acto de criticar como la posición más fácil. Sin embargo, el papel del crítico conlleva una preparación prematura que antecede una opinión fundamentada, ya que, ser crítico no es hablar por hablar.

En el pasado se criticaban los libros y la gente salía corriendo a buscarlos. En el presente criticamos para ofrecer un plan de trabajo a los peores ciegos que, como sabemos, son aquellos que no quieren ver.

Pero la crítica ya no sucede fundamentada en el análisis e interpretación de datos, sino en la mera descripción de hechos. Todo está en crisis y la crítica no se salva de esa totalización.

La inmediatez, las condiciones de vida, la falta de medios y recursos, todo contribuye a que el trabajo de la crítica se realice sin criterio propio y con complicidad.

Hay quien critica un libro buscando reseñas anteriores, quien describe un hecho con el guion del acto, y quien crónica sin estar presente. Así nunca se sabrá a ciencia cierta por donde andan las cosas en realidad. Entonces se produce una situación desconcertante en la que hablamos sobre la actualidad sin saber elementos que en nada se parecen a la actualidad.

Esa falta de profesionalidad contesta a una agenda impuesta que nada tiene que ver con la opinión pública.

Quien decida criticar nunca debe ajustar su opinión a declaraciones públicas, porque sucederá que pocos se reconocerán en esas cosas inteligentes que se intentan decir cuando se quiere impresionar. Por ello, critico al crítico desarmado de esta nueva era, por su falta de inteligencia, por su efímero método, por su escasa autenticidad. Por eso critico mi trabajo, por su falta de subjetividad.

Deuda (Periodismo cubano ante lo que se avecina) (+Animal patriótico)

Estándar

journalist_mugEl periodismo cubano está en deuda con el periodismo realizado por José Martí y sus contemporáneos. Nos vanagloriamos de ser martianos y creamos el día de la prensa cubana en homenaje a la creación del periódico Patria. Pero el mismo periodismo humano que se hacía en el siglo XIX, es el que hoy no se hace en Cuba. Los periodistas cubanos de la actualidad no están escribiendo la historia actual de nuestra nación. Eusebio Leal alertaba hace poco que la historia de Cuba está por reescribirse. De acuerdo. Nos molestábamos con Alfredo Guevara cuando nos echó en cara que debíamos ser más periodistas. Continuar leyendo