Las formas de lucha

Estándar

Por: Boaventura de Sousa Santos*

Hay temas que, a pesar de tener una presencia constante en la vida de la gran mayoría de las personas, aparecen y desaparecen del radar de aquellos a quienes corresponde reflexionar sobre ellos, sea en el plano científico, cultural o filosófico. Algunos de los temas hoy desaparecidos son, por ejemplo, la lucha social (más aún, la lucha de clases), la resistencia, la desobediencia civil, la rebeldía, la revolución y, subyacente a ellos, la violencia revolucionaria. A lo largo de los últimos ciento cincuenta años, estos temas tuvieron un papel central en la filosofía y la sociología políticas porque sin ellos era virtualmente imposible hablar de transformación social y de justicia. Hoy en día, la violencia está omnipresente en los noticieros y las columnas de opinión, pero raramente se refiere a los temas anteriores. La violencia de que se habla es la violencia despolitizada, o concebida como tal: la violencia doméstica, la criminalidad, el crimen organizado. Por otro lado, siempre se habla de violencia física, raramente de violencia psicológica, cultural o simbólica y, nunca, de violencia estructural. Los únicos contextos en que a veces la violencia adquiere condición política es la violencia en los países “menos desarrollados” o “Estados fallidos” y la violencia terrorista, considerada (y bien) como un modo inaceptable de lucha política. Continuar leyendo

Anuncios

Gracias pueblo, así será tu periódico

Estándar

journalism_and_its_discontentsLo menos que puede hacer un dirigente político de cualquier nivel es agradecer a los ciudadanos, obreros y campesinos por los esfuerzos y sacrificios que han compartido en su periodo de mandato. Es hora de que muchos lo hagan, porque a veces da la impresión de que son seleccionados por determinado índice calificador y no por compartir los intereses reales del pueblo de donde provienen.

Cada día se puede escribir una crónica, un artículo o un comentario sobre los éxitos financieros, los hechos sociales, la vida cultural, los cambios económicos, las decisiones políticas, etc… El empobrecimiento informativo no existe en el mundo real. Sin embargo, el periodismo actual sufre heridas de muerte. Continuar leyendo