Generación vs. Camino. (Animal político en la vía)

Estándar

6 Solitario

Artemisa, un pueblo de contrastes. Es la futura ciudad de tipo tropical que llegará a sentir las cosquillas del desarrollo y su infraestructura no aguantará la risa y se desplomará ante la instantaneidad del cambio. Muchos pueblos y ciudades de Cuba permanecen en peores condiciones.

Somos parte del cuerpo económico de un país que mira en el futuro la salvación e intenta descubrir en el presente la solución. Nadie sabe a dónde vamos, pero todos sabemos en lo que estamos, lo que defendemos, lo que admiramos, a veces por deber y otras por convicción. No es fácil descifrar que ideas o sentimientos guiarán nuestro futuro. El inmenso papel que juega la juventud no es comprendido ni respetado por los mismos jóvenes y ahora vemos que desempeñamos un papel histórico que no nos corresponde, así como no le correspondió a la generación de jóvenes anterior a la nuestra. Cada generación tiene una misión.

Todos hemos logrado descifrar los vínculos entre las ideas independentistas y las de lucha política. Todo lo que a otros les parece una contradicción a nosotros nos puede parecer natural. En este país viven simultáneamente el pasado, el presente y el futuro. Quién no lo comprenda, no comprenderá los planes económicos, ni la espiritualidad de nuestro pueblo, ni las ideas que tanto defendemos, ni a Guillén ni a Guevara, ni a Fidel ni al Che, ni al socialismo que se avecina por la imposición del transcurso natural de la vida en este planeta.

La salvación de lo propio, el cuidado del contexto cultural y el bienestar común hacen que el significado de nuestra presencia comience a ganar peso sobre esta tierra como parte del motor impulsor y no del lastre que hunde.

La marcha hacia una vida mejor se realiza a través de distintos caminos. En la elección de esos caminos se manifiesta la historia y el carácter nacional. Solo nos queda elegir.

Las Terrazas a través del lente de Humberto Lister(Fotogalería)

Galería

Tradición y futuro

Estándar
artemisa

Iglesia Católica de Artemisa

¿Quién no se encariña con la ciudad y la provincia de Artemisa? La gente de aquí es peculiar. Ningún cubano es exactamente igual a otro, y aquí esto se percibe enseguida. Así, tampoco ninguna generación es igual a otra. Artemisa es una de esas contrapuestas “tierras de fuego” en que hay hombres pintados con tierra roja y otros adornados con sudor y perfume. Es una ciudad forjada por agricultores. Aunque últimamente ya no abunden los hombres fuertes y recios que ese tipo de trabajos necesita. Continuar leyendo